Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

23 feb. 2009

El proceso de la conciencia en la moralidad cristiana

 
En esta reflexión tratare de explicar cómo la conciencia es parte vital en nuestra moralidad cristiana.

Desde niño mi madre me había enseñado que la conciencia es la voz de Dios dentro de mi interior. Mi madre nunca fue maestra de religión pero si fue (y es) la mejor catequista que haya podido tener en mi vida. Mi mamá puede que no sepa explicar “teológicamente” lo que es y el porqué de la conciencia pero si fue (y es) un digno ejemplo de lo que es vivir con la conciencia tranquila.
En esta reflexión tratare de explicar cómo la conciencia es parte vital en nuestra moralidad cristiana. 
Etimológicamente la palabra “conciencia” significa “saber con”. La misma viene del latín “conscientia” de “cum”, con, y “scire”, saber. Ahora bien, podríamos decir que la conciencia es lo que nos deja saber que está bien y que está mal.  
La conciencia es la disposición que Dios nos da para discernir lo que es bueno y lo que es malo y nos ayuda a impulsar nuestra voluntad a realizar el bien y resistir el mal. La conciencia se puede distinguir entre recta o errónea. La conciencia recta reconoce la verdad. Está alerta para irradiar cada instante de nuestra existencia. Aprueba al hacer algo bueno y al hacer algo malo nos guía o dirige al arrepentimiento y a la búsqueda del perdón.  
La conciencia errónea (falsa) no conoce la verdad ya sea por nuestra culpa o por la influencia del ambiente que nos rodea. La conciencia falsa puede ser ignorante que no sabe que los actos sean buenos o malos y permite que realicemos eventos malos sin darnos cuenta de su maldad.   
De igual forma la conciencia falsa puede ser escrupulosa que cree que todo es malo. Es asfixiante y agobiante porque la más pequeña de las faltas la dramatiza y la exagera como si fuera la más infame de las faltas.
La conciencia la podemos ver como la capacidad para descubrir la bondad y la justicia ya sea en lo personal y por ende en lo social y comunitario. Somos criaturas capaces de brindar bondad y vivir en la justicia no solo para con nosotros mismos sino con los demás.  
El Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) en el # 1704 nos enseña que; “la persona humana participa de la luz y la fuerza del Espíritu divino. Por la razón es capaz de comprender el orden de las cosas establecido por el Creador. Por su voluntad es capaz de dirigirse por sí misma a su bien verdadero. Encuentra su perfección en la búsqueda y el amor de la verdad y del bien" (cf. GS 15, 2).   
En contraste de ciertas tendencias filosóficas contemporáneas (modernismo, marxismo, vitalismo etc.) y que a pesar de algunos factores que señalan los sociólogos (los rasgos genéticos, el trasfondo familiar, la cultura y el medioambiente) que caracteriza al ser humano la tradición católica enfatiza que podemos permanecer libres y podemos dirigir nuestras vidas en lo que es verdaderamente bueno. 
Podemos precisar que la conciencia realiza en nosotros el proceso de tomar decisiones morales en nuestra vida. La conciencia como capacidad es lo que brindamos con nosotros en cada situación moral. Un posible “examen” de nuestra conciencia se podría basar en los siguientes puntos.
  • Primero identificar el juicio moral que haya que realizar. El examen moral va a depender de cómo cuestionemos. De acuerdo a nuestros cuestionamientos podremos ver si enjuiciamos nuestros actos proporcionada o pobremente.
  • Luego es muy conveniente buscar toda la información que sea necesaria al particular. Muchas veces creamos juicio moral inapropiado o incorrecto porque simplemente no poseemos la información adecuada para examinar las situaciones.
  • Buscar la consejería adecuada. Como nos dice el CIC # 1788; “el hombre se esfuerza por interpretar los datos de la experiencia y los signos de los tiempos gracias a la virtud de la prudencia, los consejos de las personas entendidas y la ayuda del Espíritu Santo y de sus dones.” Dios pone a personas cualificadas en distintas áreas para la consejería pero no podemos olvidar que su Espíritu Santo está ahí junto a nosotros para ser abogado y consolador.
  • Evaluar alternativas, unas serán buenas, otras no tan buenas pero siempre habrá una que es la mejor alternativa.
  • Reflexión y oración. En el proceso de discernimiento no siempre ha de ser fácil, puede que haya situaciones que requieran de tiempo pero sobre todo de mucha reflexión y oración. “En lo más profundo de su conciencia descubre el hombre la existencia de una ley que él no se dicta a sí mismo, pero a la cual debe obedecer, y cuya voz resuena, cuando es necesario, en los oídos de su corazón, advirtiéndole que debe amar y practicar el bien y que debe evitar el mal: haz esto, evita aquello. Porque el hombre tiene una ley escrita por Dios en su corazón, en cuya obediencia consiste la dignidad humana y por la cual será juzgado personalmente. La conciencia es el núcleo más secreto y el sagrario del hombre, en el que éste se siente a solas con Dios, cuya voz resuena en el recinto más íntimo de aquélla” (Cf. Gaudium et spes # 16).
El juicio que hace la conciencia tiene que tomar responsabilidad. Una responsabilidad que dará merito cuando lo hacemos bien. De igual forma, dará una auto-reprimenda cuando obramos como no es debido. 
La enseñanza católica sobre la conciencia realmente nos llama a un alto grado de madures y responsabilidad. Esta enseñanza sobre la conciencia (especialmente sobre la libertad de conciencia) presume que la persona responsable y madura es más atenta a la vida moral tanto personal como comunitaria. 
Como la conciencia es algo sagrado, el respeto por la libertad de conciencia es parte importante del acato a la dignidad humana como también es muy cierto que la conciencia es frágil. Este punto sobre la fragilidad de la conciencia nos tiene que dirigir a revisar que tenemos que decir sobre la santidad de la conciencia. 
 
De la misma forma que el cuerpo humano se debilita cuando no lo alimentamos debidamente así también la conciencia se ha de debilitar cuando no nutrimos espiritualmente con la oración y la práctica de las virtudes morales. Que esa voz de Dios en nuestro interior sea guiada siempre por el Espíritu Santo.
Publicar un comentario

María Siempre Virgen

El dogma de la Virginidad de María nos dice y enseña que María Santísima es (fue, es, y será) virgen antes, durante y después del pa...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.