Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

21 feb. 2009

Vida en el Espíritu


¿Qué es el Espíritu Santo? Miren que no pregunto quién es el Espíritu Santo. Como sabemos el Espíritu Santo es una Persona, más aun la Tercera Persona (Divina) de la Santísima Trinidad. El Espíritu Santo como definen muchos teólogos es la Unión de Amor perfectísima entre el Padre y el Hijo.

El Espíritu Santo además tiene la fama de ser al gran olvidado en la historia de la salvación específicamente en nuestra era cristiana. La Iglesia por medio del Concilio Vaticano II y el Catecismo de la Iglesia Católica se han dado a la tarea de resolver esta situación de desconocimiento del Espíritu Santo entre los cristianos.
¿Cómo podemos vivir en el Espíritu Santo en estos tiempos modernos? La respuesta es muy sencilla aunque puede sonar contradictoria. Muy fácil, de la misma manera que lo ha realizado la Iglesia por un poco más de 2000 años desde la vida pública de Cristo.
Primero debemos vivir en el Espíritu como una respuesta constante al Amor de Dios. Luego mi vida en el Espíritu debe estar guiada y marcada con mi vida moral cristiana. Por último para vivir en el Espíritu hemos de llevar una vida sacramental integra y autentica. En los próximos párrafos tratare de reflexionar un poco sobre estos tres puntos de cómo vivir en el Espíritu Santo.
En primera instancia es Espíritu Santo quien nos revela que Dios es Amor y comunica ese Amor de Dios. Es el Espíritu Santo quien nos inspira a vivir en el amor de Dios. El mismo Espíritu Santo es quien nos motiva y anima a vivir y querer compartir ese amor de Dios con los hermanos, la comunidad, la Iglesia y con el mundo.
Las virtudes cristianas las llevamos a su plena realización por medio del amor de Dios. Por medio del amor de Dios que obra en nosotros es que llevamos a la perfección las virtudes cristianas. El amor divino se convierte en ese motor primario cuya fuerza es el mismo Espíritu Santo.
La moral la podemos definir como la ciencia (estudio o tratado) práctica que nos ayuda a guiar nuestros actos humanos. Los seres humanos necesitamos de normas objetivas que nos indiquen lo que debemos hacer y lo que debemos evitar para poder alcanzar nuestro fin que es la salvación.
Es el Espíritu Santo quien nos guía y orienta para discernir lo que es bueno y lo que es malo. Es el Espíritu Santo quien nos da las normas (pautas, reglas, etc.) para poder llevar una vida de rectitud. Los 10 mandamientos (Ley de Dios) los tenemos porque fue el Espíritu de Dios quien se lo dio a Moisés.
Ese mismo Espíritu Santo le había comunicado la ley natural (10 mandamientos) a muchos pueblos y culturas que no habían conocido a Dios.  Ejemplo de esto, que podemos precisar es el quinto mandamiento de no matar ya existía como ley en muchos de estos pueblos. Es el Espíritu Santo quien constantemente nos está en vela en nuestra conciencia (y en toda nuestra vida) para que actuemos y llevemos una vida de rectitud.
Podemos decir sin equivocarnos que el Espíritu Santo es el Espíritu de Jesús. Jesús instituyó los siete sacramentos (signos sensibles y palpables [que podemos ver y/o sentir] eficaces de la gracia [confiere la gracia], instituidos por Cristo para la salvación del hombre) para obtener la salvación que nos comunica el mismo Espíritu Santo.  El Espíritu Santo ha jugado y juega un papel muy importante en los sacramentos.
Las primicias del Espíritu Santo las recibimos por medio del Bautismo. Ese mismo Espíritu Santo es quien infunde en nosotros las virtudes teologales (fe, esperanza & caridad) que también recibimos en este primer sacramento.
La Iglesia nos enseña que el Sacramento de la Eucaristía (= acción de gracias) junto al Bautismo constituyen el eje central en la vida litúrgica de la Iglesia.  Es el Espíritu Santo quien hace posible la transustanciación o sea que el pan y el vino en la Santa Misa se convierta en el Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo.
Es el mismo Espíritu Santo quien ha ido comunicando la grandeza de este admirable sacramento desde los inicios de la Iglesia.  Por la gracia especial que confiere el Espíritu Santo es que tenemos ministros ordenados para administrar no solo la Eucaristía sino todos los demás sacramentos.
Que sea el Espíritu Santo quien nos guie en todo instante a llevar nuestra vocación de cristianos.  Más aún que sea El quien inspire en la Iglesia de muchos ministerios (ordenados y no ordenados) tanto del clero como laicos para que todos los bautizados sepamos corresponder a nuestra misión dentro de la Iglesia. Que para esto nos guie y ayude el mismo Espíritu Santo.  Amén.
Publicar un comentario

María Siempre Virgen

El dogma de la Virginidad de María nos dice y enseña que María Santísima es (fue, es, y será) virgen antes, durante y después del pa...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.