Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

19 oct. 2009

¿Quién es el Espíritu Santo? Nuestra relación con el Espíritu Santo

Nuestra relación con el Espíritu Santo
Por la forma que Jesús presenta al Espíritu Santo es evidente que sus seguidores se suponía estuvieran relacionados con el Espíritu como un maestro, consejero y consolador – como alguien quien los ayudara y guiara en su diario vivir como cristianos.

En los Hechos de los Apóstoles podemos ver que los seguidores de Cristo mantenían un dialogo con el Espíritu, quien activamente los dirigía y los asistía en sus actividades misioneras. Ellos conocían al Espíritu como un don (regalo) de Jesús y del Padre. Sabían que podían contar con el Espíritu Santo para ayudarlos y darles fuerzas y ellos sabían cómo llamar al Espíritu Santo para obtener asistencia.

¿Podríamos tener esperanza de tener esa misma experiencia?
Jesús nos enseñó a relacionarnos con el Padre llamándolo “Abba” (papacito).  Los apóstoles y discípulos—Pedro, María y Marta, el “discípulo amado” y todos los demás—aprendieron a relacionarse con Jesús con calidez y amistad, cada uno en su propio modo.
¿Cómo podríamos imaginarnos la persona del Espíritu Santo en orden de relacionarnos con el Espíritu con el mismo intenso amor e intimidad que podemos tener en nuestra relación con Jesús y el Padre?
Recordémonos del significado del término “paráclito” “aquel que es llamado a estar a nuestro lado” o sea compañero y amigo. Entonces recordemos lo que nos dice el Evangelio de San Juan, que en cierto sentido el Espíritu Santo va a estar más cerca de los apóstoles de lo que Jesús estaba—como maestro, consejero y testigo en sus corazones. 
En lo básico de estas caracterizaciones, quisiera proponer una imagen personal del Espíritu Santo que encierra todo lo que Él es y hace en nosotros: el Espíritu Santo es “el amigo más cercano a nuestros corazones.”
Es concebido que la antes mencionada no sea una imagen bíblica pero es encontrada en los Padres de la Iglesia. San Cirilo de Jerusalén enseñó “que el Espíritu viene con la ternura de un verdadero amigo y protector que nos salva, nos sana, nos enseña, nos aconseja, nos de fuerzas y nos consola.”
El Catecismo de la Iglesia Católica describe el Espíritu Santo como “el Maestro de vida interior similar a Cristo, un gentil amigo quien inspira, guía, nos corrige y fortalece esta vida” (CIC # 1697).
Nuestro amigo el Espíritu Santo está cerca de nuestros corazones en orden a establecer esa flama y amor hacia Dios y con un celo ser testigos de nuestra fe. Él está cerca de nosotros para convencernos de nuestro pecado para limpiar y purificar nuestros corazones. Él es el amigo fortaleciéndonos con virtudes y dones por el bien de los demás y el de la Iglesia.
Pero más que nada, esta imagen del íntimo amigo de nuestros corazones nos recuerda que el Espíritu Santo es alguien con quien podemos hablar y relacionarnos íntimamente de una personal manera.
Esta imagen no nos fuerza a ponerle una “cara” al Espíritu Santo porque él un amigo que está dentro de nosotros. Sería imposible al igual innecesario atentar de “pintarnos” o imaginarnos a que o a quien el Espíritu de Dios se parece. Pero si puedo decir que el Espíritu Santo es el gentil huésped de nuestras almas.
Podemos simplemente hablar del Espíritu Santo como la persona divina que mora o habita en nosotros, quien es “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones” (cf. Rm. 5, 5).
De la misma forma que llegamos al Padre y al Hijo en la oración también podemos (y debemos) orar al Espíritu Santo.
El Catecismo de la Iglesia Católica nos deja unas preguntas e interrogantes sobre el Espíritu Santo: “cada vez que en la oración nos dirigimos a Jesús, es el Espíritu Santo quien, con su gracia preveniente, nos atrae al camino de la oración. Puesto que él nos enseña a orar recordándonos a Cristo, ¿cómo no dirigirnos también a él orando? Por eso, la Iglesia nos invita a implorar todos los días al Espíritu Santo, especialmente al comenzar y al terminar cualquier acción importante” (CIC # 2670).
Nuestra conversación con el Espíritu Santo no necesita ser extensa o complicada. De la misma forma que podemos usar oraciones ya compuestas que la Iglesia nos brinda también podemos usar oraciones cortas o jaculatorias como “Ven Espíritu Divino”; “Espíritu Santo guíame y dame sabiduría” o simplemente “Ayúdame Espíritu Santo.” Estas y otras jaculatorias similares son oraciones que podemos realizar en cualquier momento en especial aquellos es estemos más ocupados.
Cualquiera que siempre haya tenido problemas con la formulación de oraciones puede seguramente apreciar al Espíritu Santo, como San Pablo nos enseña; “Igualmente, el mismo Espíritu viene en ayuda de nuestra debilidad porque no sabemos orar como es debido; pero el Espíritu intercede por nosotros con gemidos inefables. Y el que sondea los corazones conoce el deseo del Espíritu y sabe que su intercesión en favor de los santos está de acuerdo con la voluntad divina” (Rm. 8, 26 – 27).
Dios habita en los corazones de los cristianos y el Espíritu Santo está allí, orando con nosotros y por nosotros.
Jesús le asegura a sus seguidores que no se quedaran solos, desolados o huérfanos.  Llamado al lado de los seguidores de Jesús, el Espíritu ha comenzado a ser nuestro maestro, abogado, consejero, y amigo.
Él es una especie de un segundo “Emanuel” (Dios con nosotros) pero aún más profundamente Dios dentro de nosotros. Como San Pablo afirma que somos “templos del Espíritu Santo” donde Dios reside y permanece (ver 1Cor. 3, 16; 6, 19).
Sin embargo cada una de estas imágenes son limitadas.  Los cristianos miserablemente domesticaríamos al Espíritu Santo si solo pensamos de él como el divino amigo dentro de nosotros.  
No podemos pensar de Jesús solo como nuestro hermano sin recordar que Él es también el Señor Omnipotente del universo y el Juez del día final de vivos y muertos. También debemos tener en cuenta que el Espíritu Santo es también el Dios de poder majestuoso representado en lenguas de fuego y nubes de gloria.
Él es “aliento” por el cual el universo fue creado.  Él es tan incalculable y libre como el viento (ver Jn. 3, 8) y a la vez que bendice y fortalece acusa al mundo de sus pecados (ver Jn. 16, 8).
Fuera de amor puro, igual que Jesús, el Espíritu Santo condesciende para llegar a nuestro lado desde su celestialmente majestad y gloria; todavía este amigo mantiene la omnipotencia y absolutamente Dios Santo cuya majestuosidad y poder nosotros no podemos concebir.
El milagro es, como el milagro de la encarnación del Hijo de Dios, que esta divina persona es no distante ni impersonal.  Él ha sido enviado dentro del alma de cada cristiano para vivir y permanecer en el templo, para ser el amigo íntimo de nuestros corazones—una fuente que refresca y fortalece dentro de nosotros, el agua viva que fluye en nosotros y “llena nuestro poso” de la vida eterna.
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.