Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

18 feb. 2012

LA ASUNCIÓN DE MARÍA


El último dogma decretado como tal por la Iglesia fue el de la Asunción de María, aunque está presente en la Iglesia como creencia desde los primeros siglos, sin embargo fue declarado como dogma recientemente.


Los ortodoxos hablan de la Dormición de María. Hubo muchos siglos de diversa opinión respecto si María murió o no murió, pero el Papa Juan Pablo II definió que María realmente murió para seguir el camino de Cristo, y luego despertó, resucitó, en cuerpo y alma, en el Reino de Dios.
La Asunción de María significa que ella fue llevada al cielo en cuerpo y alma, lo que implica que su cuerpo no se corrompió en la tumba, y que ella goza de la plena gloria de Dios junto con su Hijo.

Breve historia
Los escritos apócrifos, que proliferaron desde el siglo II, y no fueron aceptados dentro del canon de la Biblia, hablan de la asunción de María.  Muchos textos nos han llegado de los primeros siglos en griego, siríaco, copto, armenios, unos sesenta por lo menos, todos ellos tienen en común el tema general del fin de la vida de María, su pasaje (Transitus) o dormición y su asunción al cielo.
Significado teológico del dogma
Esta verdad dogmática mariana, la Asunción de María, significa que ella fue asunta al cielo en cuerpo y alma. María fue asumida por Dios en su Reino celestial, ella vive para siempre en la eternidad junto con su Hijo en el Reino del Padre Eterno.
María goza de la plenitud de la vida y de la libertad; ella puede actuar de muchas maneras e interactuar con los seres humanos. Ella sigue realizando su labor en la historia de la salvación de diversas maneras, sobre todo intercediendo por nosotros, orando, animándonos al camino de la fe y protegiéndonos en el camino.
El cuerpo de María no sufrió la corrupción porque fue llevado al cielo y ella resucitó para la vida eterna en cuerpo y alma. La discusión de si ella murió o no, o simplemente se durmió, en realidad no es muy importante; lo que la Iglesia considera más plausible es que ella murió y luego sin pasar mucho tiempo, resucitó en el reino de Dios.  En la declaración de la bula dogmática, Munificentissimus Deus, se evita definir esta cuestión, afirmando solamente la asunción como tal.
A nivel personal es un gran privilegio para María; la llena de gracia, la favorecida de Dios, la madre de Cristo, siempre virgen, mantiene su pureza inmaculada desde su origen y llega al final de su vida en la tierra, habiendo cumplido fielmente y heroicamente con la voluntad de Dios.
María recibe el reino prometido a todos los cristianos y a toda la humanidad; ella es la primera, después de Cristo, en quien se cumplen las promesas de vida eterna de parte de Dios; ella es nuestra esperanza cierta de que esas promesas son verdad, ella es la primera de todos nosotros.
María vive perfectamente el camino de la Iglesia; en su vida, es fiel, sirve a Cristo, se entrega a la voluntad del Padre, nunca comete pecado. Y luego llega a su destino final, que es el mismo de la Iglesia. Todos seguimos el camino de María hacia Dios, y en ella se cumple de manera eminente esta gracia de la salvación, que por ser la madre de Cristo, inmaculada y siempre virgen, es llevada al cielo de una vez, en cuerpo y alma, para seguir desde allí su labor como madre espiritual de la humanidad, para seguir realizando la obra de Dios, para seguir llevando la Iglesia a su plenitud de gracia.
Aspecto bíblico
Como el dogma de la Inmaculada, este dogma no tiene una justificación bíblica evidente, lo cual es parte de las críticas que le hacen los protestantes. Sin embargo podemos encontrar una serie de pasajes donde se puede percibir lo que implica la Asunción de María.
San Pablo en su Primera Carta a los Tesalonicenses habla del misterio al cual seremos atraídos por Dios: El Señor mismo, a la orden dada por la voz de un arcángel y por la trompeta de Dios, bajará del cielo, y los que murieron en Cristo resucitarán en primer lugar.  Después nosotros, los que vivamos, los que quedemos, seremos arrebatados en nubes, junto con ellos, al encuentro del Señor en los aires. Y así estaremos siempre con el Señor” (1 Te 4,16-17).
Esto lo decía pensando que la segunda venida del Señor era bastante inminente, e indica que de alguna u otra manera seremos elevados al Señor para estar con Él eternamente.
Hay que notar aquí que Pablo habla de resurrección de los muertos en primera instancia, y luego de los vivos que serán arrebatados, lo cual indica que esta asunción será en cuerpo y alma, y no solamente en forma espiritual.
En la Virgen María ya comenzado esta asunción, debido a su especial realidad dentro de la historia de la salvación.
En la primera Carta a los Corintios también Pablo manifiesta un misterio que se relaciona con la suerte última de los cristianos: “Les aseguro, hermanos, que lo puramente humano no puede tener parte en el Reino de Dios, ni la corrupción puede heredar lo que es incorruptible.  Les voy a revelar un misterio: No todos vamos a morir, pero todos seremos transformados.  En un instante, en un abrir y cerrar de ojos, cuando suene la trompeta final –porque esto sucederá– los muertos resucitarán incorruptibles y nosotros seremos transformados.  Lo que es corruptible debe revestirse de la incorruptibilidad y lo que es mortal debe revestirse de la inmortalidad.  Cuando lo que es corruptible se revista de la incorruptibilidad y lo que es mortal se revista de la inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra de la Escritura: La muerte ha sido vencida” (1Cor 15, 51-54).
La Virgen María es la primera persona de la Iglesia que ha recibido esta gracia de revestirse de inmortalidad; en ella la muerte ha perdido, en ella se ha dado la victoria de Dios, porque ella nunca pecó y fue resucitada por Cristo también como un premio merecido a su vida de servicio, entrega y amor a Dios.
En la Iglesia todos formamos un solo cuerpo, y María está dentro de ese cuerpo; la suerte de la Iglesia es la suerte de María y la suerte de María es la suerte de toda la Iglesia. La asunción de María no es realmente un hecho extraordinario respecto a toda la Iglesia, porque todos vamos hacia allí; lo que es diferente en María es el hecho de que ya le ocurrió a ella, en cambio a los demás nos ocurrirá en los últimos tiempos, cuando sea el momento decidido por Dios.
El Antiguo Testamento nos habla de la ascensión al cielo de Elías: Y mientras iban conversando por el camino, un carro de fuego, con caballos también de fuego, los separó a uno del otro, y Elías subió al cielo en el torbellino” (2 Re 2,11).   Aquí se nos indica algo especial que recibió el profeta por su grandeza de espíritu.
La madre de Jesús, también fue arrebatada al cielo, dada su especial situación, y más que Elías, ella siempre estuvo con Jesús y seguirá estando con Él eternamente.
Proclamación dogmática
El día 1º de noviembre de 1950 el Papa Pío XII proclama solemnemente en la Constitución Apostólica Munificentissimus Deus, la Asunción de María al cielo. Esta declaración va precedida de una encuesta universal a los obispos y ya en el Concilio Vaticano I 204 padres conciliares habían propuesto definir el dogma.
Dado que no hay una base bíblica concreta, sin embargo la constitución apostólica comienza afirmando que todas las consideraciones de los santos padres y teólogos reposan en la Escritura como en su último fundamento. Luego propone el argumento de que la Madre de Dios está unida muy íntimamente a su Hijo y comparte siempre su suerte. Además propone el argumento de que Cristo rindió honor a su Padre del Cielo pero también a su madre, y como podía hacerlo, la preservó de la corrupción.
La constitución apostólica termina afirmando la verdad mariana como dogma con su anatema en caso de no ser creído. “Nos afirmamos y definimos como dogma revelado por Dios que: La Inmaculada Madre de Dios, María siempre Virgen, después de cumplir su vida terrenal fue elevada en cuerpo y alma a la gloria celeste. En consecuencia, si alguien, que a Dios no le agradará, osara voluntariamente poner en duda lo que ha sido definido por Nos, que lo sepa, que ha abandonado totalmente la fe divina y católica.”

Conclusión

Las verdades marianas adquiridas ya claramente por la Iglesia y decretadas en forma de dogmas son una especie de plataforma segura desde donde seguir investigando y profundizando. El Magisterio siempre tendrá la última palabra, y es a los teólogos de seguir su labor de búsqueda, y al pueblo de Dios en general de seguir su oración y su búsqueda de inteligencia espiritual, para transmitir el sensus fidei y seguir sosteniendo las definiciones de la Iglesia a lo largo del tiempo. EL proceso dogmático no se ha terminado, en este momento de la historia eclesial no hay una intención de seguir decretando dogmas marianos, sino más bien de suavizar esta realidad mariana por buscar la unión de las iglesias, el ecumenismo. Sin embargo es tarea de todos seguir la labor de búsqueda y profundización, y de tratar de descubrir las verdades de María dentro de esa intención ecuménica pero sin perder su intensidad.
Las verdades marianas, como lo hemos dicho al comienzo, han estado en el credo de la Iglesia desde el principio, desde la misma Biblia, para comprender y aclarar mejor las verdades de Cristo y de la Iglesia. En este sentido María incluso allí presta un servicio. Ella no se pone para recibir alabanzas y privilegios sino más bien ella presta un servicio a los cristianos para que comprendan mejor su realidad de fe, su realidad teológica, y para que puedan vivir mejor esa fe dentro de la Iglesia.
Las Otras Verdades Marianas
A partir de las afirmaciones dogmáticas de María, que comenzaron relacionadas a Cristo directamente (Maternidad Divina, María Virgen) siguieron con aparentes privilegios de María sola, pero en realidad es relacionada a Cristo y ahora más a la Iglesia, la Inmaculada y la Asunción tienen que ver con el origen de la Iglesia y su escatología final.
El Concilio Vaticano II definió las verdades marianas de una manera amplia como, aunque no fue una declaración dogmática, sin embargo expresó prácticamente toda la doctrina católica respecto de María, incluyendo verdades que no han sido decretadas como dogmas y que de alguna manera están en discusión. Así nos dice el Concilio: “la santa madre del Divino Redentor, y singularmente más que los demás, la generosa asociada y humilde servidora del Señor”“Es por esto que la bienaventurada Virgen es invocada en la Iglesia bajo los títulos de Abogada, Socorro, Auxiliadora, Mediadora, sin embargo todo esto de manera que no quite ni ponga nada a la eficacia de Cristo, el único Mediador.”
Publicar un comentario

María Siempre Virgen

El dogma de la Virginidad de María nos dice y enseña que María Santísima es (fue, es, y será) virgen antes, durante y después del pa...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.