Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

20 feb. 2013

“La Transfiguración del Señor” (Segundo Domingo de Cuaresma - Ciclo C)


En este Segundo Domingo de Cuaresma siempre se lee y se proclama, en los tres ciclos (A, B & C) litúrgicos, uno de los tres relatos evangélicos de la Transfiguración del Señor.  Este año (Ciclo C) se proclama la versión del Evangelista San Lucas.
El relato evangélico de hoy es un hecho trascendente para la vida de los discípulos no solo Pedro, Santiago y Juan sino también esa primera comunidad de discípulos de la primera generación de cristianos.  Jesús se dirigía a Jerusalén como había anunciado a realizar la voluntad del Padre.  Previamente, Jesús había manifestado que el Hijo del Hombre, debía ser repudiado y crucificado por las autoridades (Lc 9,22; Mc. 8,31).  Según el testimonio en los Evangelios de Marcos y Mateo, los discípulos, sobre todo Pedro, no comprendieron el anuncio de Jesús y quedaron escandalizados por la noticia (Mt. 16,22; Mc. 8,32).  Jesús reaccionó reciamente y se volvió a Pedro llamándolo Satanás (Mt 16,23; Mc 8,33).  Jesús quiso mostrar su gloria antes de mostrar su dolorosa muerte (y su pasión).  Les mostró su rostro empapado de la gloria de su resurrección antes de que pudieran ver su rostro bañado en sangre.
En muy curioso el hecho de que cuando Cristo anunció la pasión, también anunció la resurrección.  Notable es también el hecho de que los discípulos no le entendieron.  Sí hay que notar que sí lograron entender los datos de la pasión y se escandalizaron.  Pero no lograron captar lo que Jesús les habló sobre la resurrección.  Los discípulos lo reconocían como el Mesías,  pero como un Mesías político, según la propaganda del gobierno y de la religión oficial del Templo (Lc 9,20-21).  Esto es lo contrario a lo que Jesús le proponía sobre su persona, su vida y su misión.  Él les trató de explicar a los discípulos que el camino previsto y anunciado por los profetas tenía que ser un camino de sufrimiento, con una misión asumida y dirigida a los marginados.  Por ende quien quisiera ser su discípulo debía asumir tal estilo de vida caracterizado al tomar su cruz (Lc 9,22-26).  En esta etapa o momento de crisis de los discípulos de Jesús es que sucede la transfiguración.
Lucas es muy específico cuando nos dice que Jesús subía con Pedro, Santiago y Juan a la montaña a orar.  Más adelante veremos que a orar también llegará Jesús al Huerto de Getsemaní con estos tres apóstoles.  Es mientras oraba (Lucas 9,29) Jesús es que sucede la transfiguración.   Junto a Jesús, en la misma gloria se encuentran Moisés y Elías, los dos mayores exponentes del Antiguo Testamento, que personifican y caracterizan la Ley y los Profetas respectivamente.   Aquí sin duda alguna debemos recordar lo que Jesús advierte a los discípulos sobre la Ley y los Profetas: “No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento” (Mateo 5,17).  Desde el comienzo, Jesús habla como Señor: su vocación es retomar y dar vuelta a las certezas adquiridas  (Ley y Profetas) como sólo Dios sabe hacerlo.  En este sentido Jesús tiene como misión darles plenitud a los que proclamó el pueblo de Israel con la ley y los profetas.  De este modo, la Ley o los Profetas se refieren a toda la Biblia.  Por eso la Iglesia nos enseña que Jesucristo es la plenitud de la Revelación Divina (Biblia y Tradición).
San Lucas nos dice que los discípulos estaban adormecidos.  Cuando estos despertaron vieron la gloria del Maestro y los hombres que estaban con El.  Podemos comparar nuestra vida con esta escena de los discípulos adormecidos.  ¿Cuántas veces nos quedamos adormecidos o en suspenso?  ¡Quizás no literalmente!  Pero cuantas veces descuidamos o estamos distraídos en cuanto a nuestra misión y compromiso cristiano se refiere.  Los discípulos despertaron y vieron la gloria de Jesús.  Quizás sea hora de despertar de la indiferencia religiosa, quizás sea tiempo de despertar para el buen trato y armonía familiar.  Hay muchas cosas por la cuales deberíamos despertar: vida sacramental, vida de oración, a la caridad fraterna, etc.  En nuestra oración pidamos para que Dios nos mantenga despiertos de todas aquellas cosas que tanto nos impiden estar viviendo despiertos y alejados de Dios y de los hermanos.
La Transfiguración continúa siendo un auxilio para sobrepasar las crisis que la angustia y la cruz (sufrimiento, desconsuelo, enfermedad, tormentos, etc.) nos causan hoy.  Los discípulos semidormidos son el reflejo de todos nosotros.  La voz del Padre se dirige a ellos, como a nosotros: “¡Este es mi Hijo, mi Elegido, escúchenlo!”  Hay etapas en la vida en los que el sufrimiento es tan grande que una persona llega a pensar: ¡Dios me ha abandonado!  Y cuando menos se lo imagine la persona se da cuenta que Él jamás lo ha abandonado, sino que la persona tenía los ojos vendados (o estaba dormido espiritualmente) y no sentía la presencia de Dios.  
Entonces todo cambia y se transfigura.  ¡Eso es la Transfiguración!  Esta sucede cada día en nuestra vida.  Solo tenemos que despertar de ese diario letargo de las cosas que nos distancia de Dios y de su gracia y su amor.  Nuestra vida de santidad por medio de la oración, virtudes y los sacramentos nos transfigura al amor a Dios y los demás.  Que la Eucaristía sea esa oración de acción de gracias por excelencia a Dios ya que El mismo transfigura nuestras vidas por medio de la acción de su Espíritu Santo.

Publicar un comentario

María Siempre Virgen

El dogma de la Virginidad de María nos dice y enseña que María Santísima es (fue, es, y será) virgen antes, durante y después del pa...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.