Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

9 may. 2013

Solemnidad de la Ascensión del Señor (Ciclo C)





Con la Solemnidad de la Ascensión del Señor, culmina la historia de Jesucristo aquí en la tierra. La Ascensión de Jesucristo es la celebración de la auténtica vocación o llamado del ser humano.  Hemos sido creados por Dios y para Dios. Para ser sus hijos amados porque en el amor oblativo o sea el amor que se entrega por completo es que consiste la propia naturaleza de Dios. Dios al  crear al ser humano, nos crea a su imagen y semejanza. Jesús como Hijo Divino obediente del Dios Padre se hace el siervo para todos los hombres llegando ser así a imagen nuestra (de carne y huesos).  
Es mucha la enseñanza que podemos sacar de la Ascensión del Señor.   Pero para poder entender muy bien este misterio  [1] y dogma de fe hay que entender muy otros dogmas sobre Jesucristo los cuales al igual que el de la ascensión solemos rezar en el Credo de Nicea y Constantinopla (o Credo de los Apóstoles) en nuestra liturgia dominical.  Estos son su Encarnación, su Filiación Divina (Hijo de Dios), la Muerte (Pasión) y especialmente su Resurrección.  En otras palabras hay que entender la vocación de Jesús en este mundo.
Por medio de este misterio de fe de la ascensión nuestra humanidad es llevada a las alturas del mismo Dios.   Podemos decir entonces que cada vez que rezamos y/u oramos la tierra se une al Cielo [2]. De la misma forma que el humo del incienso que siempre sube así la oración con una confianza y esperanza en Cristo “en quien todo lo podemos” [3] llega ante el Trono de Dios y es por El escuchada, atendida y premiada.
San Juan de la Cruz [4] en su libro “Subida el Monte Carmelo” nos dice: “para ver realizados los deseos de nuestro corazón no hay nada mejor que poner la fuerza de nuestra oración en lo que más le gusta a Dios. Entonces Él no nos dará solamente lo que le pedimos, o sea la salvación, sino también lo que Él ve que sea conveniente y bueno para nosotros, aún si no se lo pedimos." 
No se entendería la Resurrección de Cristo sin su Ascensión y viceversa.  “Y cuando yo sea levantado en alto sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí.” [5] “La elevación en la Cruz significa y anuncia la elevación en la Ascensión al cielo.” [6] Es por eso que encontramos la Cruz como inicio de la subida del Jesús al Padre que está en el Cielo.  Cristo Jesús bajo del Cielo y al cumplir su vocación sube al Cielo donde está sentado a la derecha del Padre como rezamos en el Credo.
¿Qué significa que está sentado a la derecha del Padre?  En primer lugar, quiere decir que desde ese instante Jesucristo inaugura el Reino de Dios que El mismo tanto predicó.  Este es un reino que jamás será destruido, un reino eterno que nunca pasara.  Cada cristiano pertenece a este reino cuyas características principales son amor, justicia y paz.  De cada uno de nosotros depende que este reino crezca porque cada ser humano está llamado a ser parte del Reino de Dios. Este reino se ira expandiendo por medio del anuncio del Evangelio (Buena Nueva) o sea por medio de la Palabra de Cristo fundamentalmente mostrada con nuestro testimonio de vida.   Este reino a de poseer  una adhesión íntegra por medio de la caridad (amor hecho acción), del perdón, y la paciencia.  Tal como lo mostró Cristo a la hora de su crucifixión.
Por medio de la ascensión de Cristo los Apóstoles [7] se constituyen enviados y en los testigos principales que anuncian el Evangelio.  Dijo San Pedro cuando se fue a escoger quien reemplazara a Judas Iscariote: "Tenemos que buscar, entre las personas que conocieron a Jesús desde su bautismo hasta su llegada a Jerusalén, tenemos que buscar a uno que se asocie con nosotros en la predicación del Evangelio.” [8] Nos dice este texto de los Hechos de los Apóstoles que en oración escogieron a Matías, quien se agregó al grupo de los once Apóstoles.  La condición fundamental para escoger el nuevo apóstol era que conociera a Jesús en todo su ministerio público y por ende que fuera un fiel discípulo del Señor.
Podemos notar que para ser apóstol (quien es enviado) no solo basta la buena intención.  Se necesitaba que fuera testigo, y testigo evidente e incuestionable de Jesús.  Que pudiera dar testimonio que el Maestro había tenido su ministerio en Galilea, en Samaría, en Judea.  Que se había cansado, que era un hombre verdadero y que había muerto verdaderamente. 
Pero desde luego, se necesitaba sobre todo, que esa persona pudieran dar testimonio fiel y verídico de que Ese Mismo que anduvo, que se cansó, que era hombre verdadero y que murió en la Cruz, ahora vive glorificado, resucitado de entre los muertos, y es motivo fundamental de nuestra esperanza, y es la evidencia absoluta del amor que nos salva.  La Ascensión de Cristo nos revela su cabal victoria, y así lo proclama como superior a toda potestad, en otras palabras nos manifiesta su divinidad.
Hermanos(as) la Ascensión de Jesucristo es tiempo para estar alegres, no podríamos dejar de estarlo si está entre el júbilo y goce de la Pascua y el gozo y el deleite de Pentecostés.  Pidamos la intersección de María Siempre Virgen y Madre de Dios y de la Iglesia quien supo vivir y testimoniar los misterios de su Hijo a quien tanto amó.   María de esta forma podemos decir que fue el apóstol del mismo Dios Altísimo.  De esta forma anunciando fuertemente desde el silencio meditativo las grandezas del Dios Altísimo quien está entre nosotros y con nosotros.
Que el Espíritu Santo quien es dador de vida y fuerza de amor entre Padre y el Hijo nos guié y nos encaminé para poder vivir y transmitir estos grandes misterios especialmente desde la vivencia del ejemplo cristiano. Así sea.



[1] El misterio en la Biblia no es lo que está oculto, sino por el contrario lo que Dios va revelando pero que hombre no entiende del todo. 
[2] El Cielo en Biblia es la misma beatifica presencia eternal e infinita de Dios en Reino Eterno.  Los santos (y en especial lugar María Santísima) son aquellos que experimentan esta única y maravillosa presencia de Dios ya fuera en esta vida y sin duda alguna después de esta.  Por eso existe el Purgatorio para purificar los rastros y la viscosidad del pecado en el alma.  Ya que solo llega al Cielo el alma inmaculada.
[3] Ver: Filipenses 4, 13
[4] Reformador de la Orden del Carmelo (Carmelitas) junto a Santa Teresa de Jesús.
[5] Juan 12, 32
[6] Catecismo de la Iglesia Católica # 662
[7] La palabra “apóstol” significa enviado.
[8] Hechos 1, 21–22
Publicar un comentario

María Siempre Virgen

El dogma de la Virginidad de María nos dice y enseña que María Santísima es (fue, es, y será) virgen antes, durante y después del pa...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.