Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

9 ago. 2013

¡La noche es tiempo de Salvación! Domingo XIX Tiempo Ordinario


En mis años del seminario como fraile dominico (solo de votos simples) me acuerdo que había un Himno de Vísperas (oración vespertina o de la tarde) que dice “la noche no interrumpe tu historia con el hombre; la noche es tiempo de salvación.” 
La Palabra de Dios que es proclamada en esta liturgia dominical nos evoca de varias maneras la noche.  Esta es un tiempo misterioso (pero no oculto) donde Dios se ha ido manifestando de distintas formas para mostrarnos la salvación por medio de eventos (ej. pascua del pueblo de Israel, nacimiento y resurrección de Jesús).  La noche pasa a ser tiempo del cumplimiento de las promesas divinas, período de salvación para los inocentes, momento de gloria para los elegidos, lapso de gracia para que los fieles del Señor perseveren en vela para su venida, la venida de la misericordia, la venida de la liberación.
La primera lectura que está tomada del Libro de la Sabiduría (18, 6–9) nos presentan unas meditaciones catequéticas de carácter midrásico (“midrás” del verbo hebreo “daras”, que significa "buscar") en este caso la búsqueda se refiere al estudio interpretativo y actualizante del Antiguo Testamento que interpretan los acontecimientos históricos del pasado con una visión nueva.   El autor bíblico nos propone que en la celebración pascual se actualiza el propósito liberador de Dios.  El autor evoca los acontecimientos de la noche de la liberación de Egipto con la intención adoctrinar a sus contemporáneos intentando actualizar la significación y trascendencia de estos eventos. 
“El pueblo seguiría siendo solidario tanto en los éxitos como en los peligros” (Sab 18, 9).  El compromiso (con la familia, su aldea y todo el pueblo prometido) de todo el pueblo de Israel usa como punto de partida su  alianza de Dios.  Por eso el Salmo Responsorial nos propone la antífona: “Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad.”  Con esto no nos queda solo que aclamar como nos dice la última estrofa del Salmo (32, 22) [según la liturgia, según la Biblia seria el Salmo 33] “que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.”  De esta forma, todos sus miembros quedan mutuamente comprometidos a interesarse por los asuntos de cada uno y de todos.  Esto sin duda alguna debe ser una característica fundamental de todos los cristianos.
En la segunda lectura (Hebreos 11,1-2.8-19) el hagiógrafo (autor bíblico) nos reclama tres realidades: la realidad gloriosa de Jesús como Sumo Sacerdote y Mediador; una exhortación para alentar y consolar a los cristianos perseguidos como lo fue Jesús; y una afirmación firme de la solidez de la esperanza cristiana.   La fe y la esperanza son inseparables.  Cuando leemos este capítulo 11 de la Carta a los  Hebreos podemos notar que con lo que autor (quien es desconocido, y no es San Pablo) al hablar sobre la fe claramente nos habla también de la esperanza.  “La fe es aferrarse a lo que se espera, es la certeza de cosas que no se pueden ver” (Hebreos 11, 1).
En los hechos de la historia de Israel declara que la acción de Dios es segura y garantía de los que creen en Él.   La fe, como adhesión personal al Dios Personal que se revela, va intrínsecamente unida a la esperanza en un Dios omnipotente y bondadoso.  De este modo la esperanza aparece como una virtud eficiente y dinámica que pone en movimiento a toda una comunidad (común unidad) y a cada uno de sus miembros con la seguridad de obtener aquello que se les asegura.
El autor se dirige a los discípulos de Jesús para alentarlos a vivir en la esperanza y seguridad en medio de las persecuciones.  Las persecuciones llevan consigo extorsiones de todo género, abusos, confiscación y despojo de sus bienes.  Jesús pasó por dificultades y persecuciones pero ahora se encuentra glorioso en el cielo y realiza la tarea de Mediador de todos ante el Padre.  Nunca ha sido fácil (ni lo será) pertenecer al grupo (a la Iglesia) de los seguidores de Jesús.  Pero la fe y la esperanza en ese Dios que es Infinito Amor siempre nos alienta.
En el evangelio que la liturgia nos propone este domingo proseguimos el viaje a Jerusalén. Las imágenes medulares de este fragmento podrían ser: la solicitud que Dios tiene de nosotros y la invitación a la vigilancia y a la fidelidad.  La noche es tiempo de salvación pero no podemos olvidar el otro lado de la moneda.  Está comprobado por estudios y estadísticas (especialmente en ciudades grandes) que la mayoría de los crímenes son cometidos por la noche.  Dice la expresión cuasi popular: “donde esta lo bueno también esta lo malo.”  Aunque esto sea una realidad se nos recuerda hoy que estamos llamados a ser hijos de la luz para ser sal y fermento en este mundo.  Este texto neotestamentario nos llama a estar atentos, a estar vigilantes.  Por que como dice San Pedro: “Sean sobrios y estén siempre alerta, porque su enemigo, el demonio, ronda como un león rugiente, buscando a quién devorar” (1Pedro 5, 8).   Cristo le ha dejado las herramientas a la Iglesia y por ende todos los bautizados podemos y debemos hacer uso de estas herramientas: oración, sacramentos, dirección espiritual y más oración.


Himno: La noche no interrumpe tu historia con el hombre
La noche no interrumpe tu historia con el hombre.
La noche es tiempo de salvación.
De noche descendía tu escala misteriosa hasta la misma piedra donde Jacob dormía.
La noche es tiempo de salvación.
De noche celebrabas la Pascua con tu pueblo, mientras en las tinieblas volaba el exterminio.
La noche es tiempo de salvación.
Abrahán contaba tribus de estrellas cada noche; de noche prolongabas la voz de la promesa.
La noche es tiempo de salvación.
De noche, por tres veces, oyó Samuel su nombre; de noche eran los sueños tu lengua más profunda.
La noche es tiempo de salvación.
De noche, en un pesebre, nacía tu palabra; de noche lo anunciaron el ángel y la estrella.
La noche es tiempo de salvación.
La noche fue testigo de Cristo en el sepulcro; la noche vio la gloria de su resurrección.
La noche es tiempo de salvación.
De noche esperaremos tu vuelta repentina, y encontrarás a punto la luz de nuestra lámpara.
La noche es tiempo de salvación.  Amén.
Fuente: Liturgias de las Horas
Publicar un comentario

María Siempre Virgen

El dogma de la Virginidad de María nos dice y enseña que María Santísima es (fue, es, y será) virgen antes, durante y después del pa...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.