Ministerio Catolico Anawim Inc. {Anawim Ministry Inc.}

CdeA (Catequesis de Adultos)

Curriculum y Historial de Pastoral

19 sep. 2013

El Papa a los nuevos obispos: "Permaneced con vuestro pueblo. No seáis obispos de aeropuerto"

El Papa a los nuevos obispos: "Permaneced con vuestro pueblo. No seáis obispos de aeropuerto"

Hermanos todos en Cristo Jesús…
A los católicos nos distingue algo muy peculiar y es que en cada una de nuestras diócesis tenemos como cabeza de familia (padre) a un obispo.   La palabra “obispo” nos viene del griego “episkopo” y significa 'vigilante', 'inspector', 'supervisor' o 'superintendente'.   Porque eso debe ser el obispo para todos los miembros de su diócesis un padre que nos enseña, nos santifica y nos gobierna. 
Este realiza estas funciones en la Iglesia particular (diócesis) que formamos en la unidad con la cabeza (Papa) de toda la Iglesia Universal  (Católica).  Esta es la unidad que nos recuerda en primera instancia el mismo Jesús (ver Jn. 17, 21) y que nos los acuerda también San Pablo (Ef. 4, 5).   San Ignacio de Antioquía nos dice célebremente: “Donde está el obispo está la comunidad, así como donde está Jesucristo está la Iglesia católica”  (Carta a los Esmirniotas  8, 2).
San Pablo nos habla de las cualidades que debe tener un obispo (ver 1 Tim. 3, 1–7).  Estos deben ser irreprochables, indulgentes, amigos (trabajadores) de la paz, que gocen de buena fama ante los que no pertenecen a la Iglesia, entre otras cosas.  Pero sobre todo estos deben ser hombres de santidad.  Porque como bien sabemos no se puede dar lo que no se tiene. 
Por eso los obispos deben ser doctos, cultivados y conocedores en materia de fe y moral cristiana para poder enseñar al pueblo de Dios.   Además deben ser  hombres de gran vida de oración y espiritualidad cristiana para que de esta forma estos inspiren santidad que solo nos llega de Dios al pueblo de Dios.  De igual forma, como la definición de la palabra obispo nos dice estos deben ser excelentes administradores para que puedan gobernar al pueblo de Dios en sabiduría, justicia y mucho amor.
La segunda lectura que corresponde a este próximo domingo (09/22/2013) no pide que oremos por todas las autoridades.  Sin duda alguna aquí se incluye a las autoridades religiosas.  Es nuestro deber orar por nuestro clero (papa y obispos, presbíteros, diáconos y religiosos [ya sean hombres o mujeres]) religioso y/o diocesano.  La tarea de los obispos es ardua por eso necesitan de nuestra oración e intercesión ante el Dios que es todo amor y que es infinitamente misericordioso. 

Que el ejemplo de santidad y buena administradora de la Santa Familia de María Madre de Dios, Madre de la Iglesia y Madre del Clero motive a todos los obispos a llevar una vida santa para que puedan ser dignos servidores de su Hijo, Jesucristo.   Que así los ayude Dios. 
Publicar un comentario