Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

25 oct. 2013

La Santidad nuestra nupcias con el Señor nuestro Dios…


El varios de mis artículos he explicado el significado etimológico de la palabra “santidad”.  Está palabra en hebreo (kiddushin) significa literalmente “sacar aparte” pero esta también es empleada para el concepto de bodas o desposorio.  El desposorio es el compromiso que hacen el hombre y la mujer para realizar sus nupcias o matrimonio. 
San Juan el Evangelista en su Libro del Apocalipsis nos habla de las Bodas del Cordero (ver Apocalipsis 19, 6–9).  Este poema comienza recordándonos que nuestro Señor Dios reina con poder porque es todopoderoso.  Luego nos invita a que nos alegremos y nos regocijemos dándole honor y gloria porque ha llegado el tiempo de las bodas del Cordero.  Nos indica que su esposa (la Iglesia) se ha engalanado y vestido de lino fino o sea con su traje de novia que es la santidad.  Deslumbrando de blancura esta santidad –y con una nota añade que el lino son las buenas acciones (vida de virtudes) de los santos–.  En mensajero de Dios, el ángel le dice al autor bíblico que escriba: “felices los que son invitados a la banquete de bodas del Cordero” y añade categóricamente este ángel: “estas son palabras verdaderas de Dios”.
San Pablo en su Carta a los Efesios hace alusión a las bodas de Jesús con su esposa la Iglesia (ver Efesios 5, 32).  Donde El hablando de la institución del matrimonio como un gran misterio nos dice que lo refiere a Cristo y a la Iglesia.  Así mismo en otros textos paulinos podemos encontrar esta referencia matrimonial de Jesús el Gran Amante de su Esposa, la Iglesia.
Podemos hacer la analogía o comparación de lo que conlleva la relación amorosa entre el esposo y la esposa.  Con una sola palabra podemos resumir como es y debe ser la relación en el matrimonio, esta es de amor.  En este mismo quinto capítulo de la Carta a los Efesios San Pablo va dando toda una catequesis o enseñanza de cómo debe amar el marido a su esposa y viceversa (ver Efesios 5, 23–33).
Pero este amor del matrimonio y por ende de la santidad no es un amor platónico como aludían algunos filósofos griegos.  Estos conllevan un amor convertido en acción y eso es lo que llamamos la caridad.  Porque la caridad no es solamente dar limosnas como muchas personas suelen pensar.  La caridad o sea el amor hecho acción implica y se aplica para todo en las relaciones de los seres humanos.
Ver a mi padre llorar, estar triste o estar sumamente preocupado porque mi madre está enferma eso es amor en acción.  El amor requiere darse oblativamente o sea entregarse y dar todo lo que uno es y como es. 
Para la conceptualización de nuestra sociedad moderna resulta contradictorio para un varón decir que es la novia de Jesús.  Al menos en el idioma español la palabra iglesia es femenina.  Es desde este punto de vista que yo (que soy un varón) soy esa novia (iglesia) de Jesucristo.
La santidad la podemos ver desde dos puntos de vista; desde lo particular y personal y desde lo comunitario y eclesial.  Desde el bautismo adquirimos la fe en forma personal pero también la adquirimos como comunidad eclesial que somos.  De igual forma que la fe, la oración también es personal y comunitaria.  Por eso Pablo en la Carta a los Gálatas nos dice que nos debemos ayudar a llevar las cargas unos a otros (ver Gálatas 6, 2) y de esta forma cumplir la ley de Cristo.  Nos debemos preguntar ¿Cuál es esa ley de Cristo?  Es la ley del amor. 
Podríamos decir que la santidad implica esa relación amorosa con Dios y con el prójimo.  De la misma forma que dentro del matrimonio el amor debe ser el eje central que mueva dicha relación en todos los aspectos de la vida igualmente lo es para la vida de santidad.  Suele ser una visualización muy superficial el solo imaginar al santo(a) como aquel o aquella que está orando todo el tiempo en el templo o iglesia.  Esto solo es una parte pero la santidad es mucho más que eso.
La santidad es relación (religión) amorosa con Dios y los hermanos.  Esta es una relación en la que Dios se desposa con la Iglesia quien es su amada.  En el matrimonio ambos (hombre y mujer) son indispensables así mismo es también sucede en la santidad ambos somos imprescindibles; Dios y la Iglesia.  Por eso se dice que tanto María Santísima como los santos participan de la santidad de Dios.  Porque la santidad no es nuestra es de Dios y este en su infinito amor y gracia nos permite ser partícipes de su santidad.

Un día nos decidimos a ser médicos, ingenieros, maestros y cualquier otra profesión que hayamos escogido en nuestras vidas.  Así de decididos como cuando escogimos que estudiar, en que trabajar así debemos decidirnos por vivir en santidad.  La santidad no llega por si sola debemos tomar la decisión.  Hay una expresión que dice: “nunca es tarde si la dicha es grande”.  Animémonos que la dicha será bien grande… garantizado. 

Publicar un comentario

María Siempre Virgen

El dogma de la Virginidad de María nos dice y enseña que María Santísima es (fue, es, y será) virgen antes, durante y después del pa...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.