Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

21 nov. 2013

¡El Reino del Hijo Amado del Padre! Solemnidad de Cristo Rey – Ciclo C

Solemnidad de Cristo Rey – Ciclo C
2 Samuel 5, 1–3: Ungieron a David como Rey de Israel
Salmo Responsorial 122, 1–5: ¡Qué alegría cuando me dijeron: “Vamos a la casa del Señor”!
Colosenses 1, 12–20: Nos ha trasladado al reino de su Hijo querido

Lucas 23, 35–43: Señor, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino
Durante este año (11 de noviembre de 2012 al 24 noviembre de 2013) la Iglesia ha estado celebrando el Año de la Fe.  Esta no ha sido por casualidad que haya sucedido.  Como he dicho otras veces la Iglesia es muy sabia en este tipo de decisiones porque éstas están guiadas por la asistencia del Espíritu Santo.  Sin duda alguna, no ha podido haber una mejor fecha y solemnidad para culminar el Año de la Fe como esta de Cristo Rey.

Por fe es que la Iglesia y todos los cristianos hoy reconocemos a Jesucristo como Rey del Universo.  Esta fe ha movido de forma singular a la Iglesia desde los tiempos apostólicos hasta el nuestro en la evangelización y catequesis de las culturas y los pueblos.  Pero esta es una tarea que debe continuar su rumbo, claro está debe estar movida y guiada por el Espíritu Santo ya es que es una promesa del mismo Cristo (ver Juan 14, 26).
La Iglesia nos enseña que en el Sacramento del Bautismo además de recibir las virtudes teologales (fe, esperanza y caridad) recibimos también la triple misión de Jesucristo de ser sacerdotes, reyes y profetas.  Todo del pueblo de Dios o sea toda la Iglesia participa de los que se llama el sacerdocio común de los fieles y es dentro del pueblo de Dios que algunos (varones) son escogidos para el sacerdocio ordenado o ministerial.  La función del profeta tiene que ver con anunciar (la gracia y el amor de Dios) y denunciar (el pecado e injusticias) y no con predecir el futuro.  El reinado de Jesús (y por ende del cristiano) veremos que es uno de servicio (ver Marcos 10, 45).    
Podríamos preguntarnos ¿cuál es la función del sacerdote?   La Carta a los Hebreos nos indica que Jesús es Sumo y Eterno Sacerdote según el rito de (o la manera de) Melquisedec (ver Hebreos 6, 20).   Esta carta nos indica también que el sumo sacerdote del Antiguo Testamento ofrecía sacrificios (esta es la palabra clave aquí) por los pecados del pueblo y por sus pecados.  Cristo en cambio no tenía (o no tiene) la necesidad de ofrecer sacrificios (ver Hebreos 9, 11–12) por sus pecados porque como enseña la Iglesia Cristo es el Cordero Inmolado sin mancha (sin macula). 
Por eso cuando el sacerdote (y/o el obispo, quien posee la plenitud del Orden Sacerdotal) ofrece el Sacrificio del Altar no está ofreciendo un sacrificio nuevo sino el mismo sacrificio del Cristo.  Un día este sacrificio se ofreció de forma cruenta en la cruz del calvario hoy se sigue ofreciendo de forma incruenta en la Eucaristías pero sigue siendo el mismo sacrificio.
En esta misma línea de pensamiento se nos dice también que con el Sacrificio Mayor del Altar donde Cristo es el Cordero Inmolado (sacrificado) que quita el pecado del mundo podemos ofrecer a Dios el sacrificio de nuestra vida diaria o familiar.  Esta es una forma de decirle a Dios; “Soy todo tuyo, mi familia es toda tuya, nuestra parroquia es toda tuya…”.   Este domingo (Solemnidad de Cristo Rey) con mayor fuerza y fe ofrezcámonos a Dios de todo corazón.
En la primera lectura los ancianos (o consejo de sacerdotes) representando a las 12 tribus de Israel fueron donde David hijo de Jesé (y quien ya era rey de Judá) para reconocerlo y ungirlo como rey de Israel (o sea rey de la 12 tribus).  ¿Por qué tiene relevancia esta lectura de 2 Samuel hoy en la liturgia?   Primero sabemos que Jesús es descendiente de David.  De David nos viene la promesa del Mesías (mesías o cristo [en griego] significa el ungido y por ende el escogido).  Gracias a David el género humano ha recibido (y tiene la esperanza) la promesa de la salvación.
La segunda lectura está compuesta por dos parte principales.  Primero nos da una acción de gracias (versículos 12 al 14).  Luego nos presenta un himno cristológico (versículos 15 a 20) usado por los primeros cristianos.  En esta aclamación hímnica Pablo nos enseña que Jesús es imagen de Dios invisible (ver Juan 14, 9–10).  De igual forma confiesa que Jesús es el artífice de la creación entera.  Esta lectura nos habla del Reino de Jesús del cual somos herederos.  San Pablo nos da una característica fundamental del Reino de Cristo, nos dice que es un reino de luz y que por ende Él nos libró de las tinieblas que causa en nosotros el pecado.  Todo esto solo puede ser afirmado desde la fe porque la razón y el entendimiento humano no pueden captarlo por entero.
El evangelio por su parte nos podría parecer contradictorio si solo quisiéramos entenderlo por medio de la razón.   El reinado de Jesús es uno fuera de lo común y podríamos decir único en su clase (ver Marcos 10, 45).  Jesús es un rey enigmático e incomprensible el cual se manifiesta desde la debilidad e impotencia de la cruz.  Recordemos que para el tiempo de Jesús morir en la cruz era una vergüenza y deshonor.  Pero de esta manera Cristo nos revela un nuevo rostro de Dios y nos llama a seguir su camino hasta llegar a la culminación de su reino, el cual es reino de amor, justicia y paz. 

Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.