Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

29 nov. 2013

¿Por qué esperar al Hijo del hombre? Tiempo de Adviento – Ciclo A

Is 2, 1–5: El Señor reúne a todas las naciones en la paz eterna del Reino de Dios
Salmo Responsorial 121: Qué alegría cuando me dijeron: “¡Vamos a la casa del Señor”!
Rm. 13, 11–14: Nuestra salvación está cerca
Mt 24, 37–44: ¡Estén en vela, para estar preparados!
Hoy comenzamos un año nuevo en la Iglesia además iniciamos el tiempo litúrgico del adviento.  El vocablo "adviento" proviene del latín “adventus”, cuyo significado es venida o llegada. El color usado en la liturgia de la Iglesia durante este tiempo es el morado.  Este es un color reservado para el uso de la realeza y en Adviento se usa como símbolo de la venida de Cristo nuestro rey, que celebramos en Navidad, mientras nos preparamos para la venida del Reino de Dios.  El Adviento es el período de preparación para celebrar la Navidad y este tiempo litúrgico transcurre en los cuatro domingos antes de esta fiesta del nacimiento de Jesús. 

Por medio de la primera venida de Cristo, su encarnación, muerte y resurrección y por medio de nuestro bautismo hemos entrado en la etapa final de nuestro caminar hacia Dios, etapa que no se cumplirá hasta la venida final de Cristo.  Su venida en gloria nos podría sorprender, por eso, es necesario estar siempre preparados para cuando Él venga.  Es fundamental estar atentos a Dios, quien viene ahora a nosotros, a través de su Palabra Viva y en la Eucaristía, con el fin de prepararnos para la Segunda Venida de Jesús.
El evangelio nos presenta el discurso escatológico (de los tiempos finales) de San Mateo.  El tiempo del juicio final es desconocido.  Esto es algo que solo le corresponde a Dios Padre, como Jesús nos dice en el evangelio.  El final vendrá súbitamente como vino el diluvio en tiempo de Noé. Cristo nos advierte que debemos estar preparados para su llegada en todo momento.
En la primera lectura el profeta Isaías vislumbrar que todos los pueblos vendrán a Sión, que simboliza la Iglesia actual, para que escuchen las enseñanzas del Señor y obedezcan su Palabra que nos guía por sus sendas. Si caminamos a la luz del Señor, nos realizaremos como fruto del Señor y habrá paz universal.  Esta (la paz) es característica fundamental del Reino de Dios el cual se nos ha prometido.
El fragmento de la Carta a los Romanos concierne a la parte parenética o exhortativa de la carta.  Era costumbre que San Pablo en sus cartas tratara dos grandes temas.  Uno en el que el tono insiste más bien en lo doctrinal y otro en el compromiso práctico.  Este segundo tópico suele ser consecuencia del primero o fundado en este primer tópico.  El fundamento del compromiso cristiano siempre es de carácter cristológico.  O sea, que se enfoca en Cristo y como debemos seguir a Jesucristo de acuerdo a su testimonio y sus enseñanzas.
Los cristianos solemos vivir una vida de tensiones e incertidumbres.  Los bautizados vivimos en la presente vida de pecado y oscuridad.  Pero también por la acción del Espíritu Santo estamos llamados a vivir una nueva época de gracia y luz renovada por el amor de Dios.  San Pablo, nos exhorta a despertar del sueño porque nuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer.
¿Por qué esperar al Hijo del hombre? Quisiera exponer esta pregunta para tu reflexión (y la mía claro está).  Primero analicemos que Jesús nos ofrece.   En primera instancia nos ofrece el Reino de Dios.  Sin duda alguna, podemos decir que nos quiere dar la salvación y nuestra redención.  El Hijo del Hombre se presenta como el modelo perfecto para el ser humano.
Pero hoy Jesús viene en nuestros hermanos en especial en los más débiles y desamparados.  Acoger a uno de estos hermanos es acoger al mismo Jesús (ver Mateo 25, 31–46).  Esperar por Cristo implica vivir ya en su presencia.  Además de la presencia (real) de Cristo en la Eucaristía, se encuentra Jesús también en los hermanos, en la comunidad, en la Iglesia.  Acoger con amor (o caridad que es el amor hecho acción) a uno de estos hermanos menos afortunados es amparar al mismo Jesús con amor.
En la realidad cotidiana debemos descubrir al Señor.  Por encima de los intereses egoístas debemos promover la paz y el respeto a los derechos de los hombres y de los pueblos.  Esto es actuar en justicia, la cual es otra característica del Reino de Dios.   Que la cercanía del salvador nos estimule a vivir como hijos de la luz, rechazando en todo momento las obras de las tinieblas.  De esta forma, día a día en perseverancia hemos de esperar al Hijo del Hombre.   En el Adviento la Iglesia nos invita a vivir con la esperanza que ilumina nuestro camino y despierta así en nosotros  el deseo y la certeza de la salvación.
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.