Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

17 nov. 2013

¡Lo nuevo o lo viejo! Domingo XXXII Tiempo Ordinario – Ciclo C


2 Mac 7,1-2.9-14: El rey del universo nos resucitará para una vida eterna
Salmo Responsorial 16: Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor
2 Tes 2,16–3,5: El Señor les dará fuerza para el bien y les preservará del Maligno
Lc 20,27-38: Dios no es un Dios de muertos, sino de vivos

Cuando leemos muchos pasajes de la Biblia con regularidad nos suelen parecer como si fueran cosas única y exclusivamente del pasado.   La liturgia de hoy mediante su Palabra de Dios nos muestra lo contrario en especial la primera lectura y el evangelio de hoy.  El ser humano desde tiempos inmemoriales se ha preguntado (y nos seguimos preguntando) ¿Qué hay más allá de la muerte? Hoy Jesús en el evangelio nos da respuesta a esta pregunta.

La primera lectura está tomada del Segundo Libro de los Macabeos este él es primer libro en la Biblia que afirmara la creencia en la resurrección de muertos.   Este libro va a ser de gran trascendencia tanto para los fariseos como Jesús.  Jesús quien no compartía muchas de las actitudes de los fariseos (en especial su forma de imponer a otros la Ley de Moisés) si creía al igual que los fariseos en la resurrección de los muertos.   Los fariseos eran descendientes de los hasidim (o sea los piadosos), quienes eran (los hasidim) colaboradores de los Macabeos.  Esta primera lectura cuyo género literario es la leyenda nos muestra como toda una familia estuvo dispuesta a morir por respetar no solo su ley sino su creencia en la resurrección de su vida futura.
No hay duda alguna que en la sociedad  conjunto a sus medios tecnológicos (internet, medios de comunicaciones seculares, etc.) siempre nos ha de poner dudas e incertidumbres en cuanto a nuestra fe y compromiso cristiano se refiere.  La segunda lectura nos da (por así decirlo) un hilo de esperanza.  Los creyentes al estar sumergidos ante la sociedad y el mundo nos vemos rodeados de dificultades y por eso necesitamos del consuelo de Dios.  En esta Segunda Carta a los Tesalonicenses San Pablo nos hace una exhortación a la perseverancia.  Pero no podemos perseverar en la vida cristiana sin la vida de oración (en especial al Espíritu Santo) y sin la vida de la Iglesia (o sea sacramentos, dirección espiritual y oración).  La palabra con que más se define al Espíritu Santo es paráclito o sea consolador (entre otros significados que tiene esta palabra).
Hoy en día donde tanto se ataca a la Iglesia (con o sin razón) más que nunca esta (o sea todos los bautizados) necesitamos de la protección y amparo del Espíritu que siempre ha gobernado (y que siempre lo hará) la Iglesia.
Ya estando Jesús (en sus últimos días) en Jerusalén muchos de sus adversarios se dieron a la tarea de cuestionarle sus creencias y enseñanzas.  No es que esto sea algo nuevo una vez que llego a Jerusalén sino que se dará con gran alcance una vez ha llegado a la tierra del Sion.  Esta vez los saduceos quienes no creían en la resurrección de los muertos le ponen una clásica conversación basada en la famosa (en esos tiempos) ley del levirato (tipo de matrimonio en el cual una mujer viuda que no ha tenido hijos se debe casar [obligatoriamente] con uno de los hermanos de su fallecido esposo; este fue el caso de la historia de Rut la Moabita).
La respuesta de Jesús sin duda alguna es digna no solo de admirar sino de reflexionar.   Hoy en día, este cuestionamiento sigue estando en circulación.  Un ateo (práctico o teórico) nos propone esta misma pregunta.  Si decimos defender nuestra fe de otros cristianos (cosa que está muy bien) con mayor razón debemos defenderla de los que no creen (totalmente) en Cristo y el cristianismo.
Es muy interesante como Jesucristo nos propone que nuestro Dios es un Dios de vivos y no de muertos (ver Éxodo 3, 1ss).  La resurrección es la puerta exigida para la vida eterna.  Las resurrecciones realizadas por Jesús en los evangelios (ver Mc. 5,21ss;  Lc. 7,11ss;  Jn 11; y  Jn 11, 23–27) simplemente son “signos” o primicias de esta respuesta definitiva de Dios para con el ser humano.
Estar vivos es lo que interesa, (pero no a cualquier precio o de cualquier modo), estar vivo implica mucho.  No se trata sólo de tener buena salud, sino de dejar una huella de bondad en el género humano: agradecimiento, perdón, solidaridad, compasión, deseo, paciencia, capacidad de goce y de resistencia.   Ser cristiano significa “saber lo que puedo y debo esperar”; hoy y en la eternidad.
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.