Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

30 mar. 2014

¡Dios no mira a las apariencias solo al corazón del hombre! Domingo IV de Cuaresma – Ciclo A

1Samuel 16,1b.6-7.10-13ª: David es ungido rey de Israel
Salmo Responsorial 22: El Señor es mi Pastor, nada me falta.
Efesios 5,8-14: Levántate de entre los muertos, y Cristo será tu luz
Juan 9,1-41: Fue, se lavó, y volvió con vista
Los primeros dos domingos de esta cuaresma los evangelios (San Mateo) nos han estado llevando a la conversión.  Primero la liturgia muy sabiamente nos pone las tentaciones del Señor para ensenarnos que Dios permite las pruebas para llegar a la meta que es la vida eterna gozando de las grandezas de Dios.   En segundo término tenemos la transfiguración del Señor como primicia de la gloria que nos espera.  El domingo pasado San Juan nos narraba la conversación de Jesús con la mujer samaritana.     Aquí Jesús se nos presenta y se nos ofrece como el agua viva o sea como el don de la gracia o de la vida de Dios dentro de nuestros corazones y nuestros seres.

Hoy Jesús con sus acciones y signos nos va demostrando su identidad de Mesías.  Pero nos va mostrando a un mesías muy contrario a las expectativas del pueblo judío.  Estos esperaban a un mesías triunfante y poderoso militarmente hablando al estilo de los reyes de la época.  Por el contrario Jesús se muestra como el siervo sufriente (Isaías) que sabe abrazar en su corazón las más densas realidades de su pueblo humilde.  De esta forma se va presentando en la persona de Jesús la más profunda y plena realidad de la presencia salvífica de Dios.
La primera lectura nos narra el evento de la unción de David como segundo rey del Pueblo de Israel.  Veamos cual es el contexto a entender.  Durante siglos los hijos y descendientes de Abraham (Israel) vivieron sin una organización política y de gobierno como sus pueblos vecinos el cual era basado en el reinado o monarquía.  Cada pueblo tenía su rey y este tomaba decisiones para el bien (o para mal) de su pueblo.  Israel hasta ese entonces no vivía de esa forma.  Con Saúl comienza la monarquía en Israel pero este rompió con la fidelidad prometida a Dios.  Por eso entra en juego en la escena el nombre de David.
Ahora veamos en contexto literario de esta lectura.  Cuando Samuel llega a la casa de Jesé en Belén y vio al hijo mayor de este enseguida el profeta pensó que ese sería el escogido de Dios.   Aquí es que nos da la lección fundamental que este nuestro Dios en su infinito amor y sabiduría no mira a las apariencias sino que busca lo más íntimo no nuestro ser y corazón.  Dios es un Dios de amor, de bondad, de justicia, de compasión y de esa misma forma nos pide que vivamos y actuemos.
El autor de la Carta a los Efesios está abordando el tema de la unidad de la Iglesia (desde los capítulos 4 al 6).  Aquí nos presenta que Cristo es el modelo a seguir y vivir.  Cristo es nuestra luz y vivir y aceptar que Cristo en nuestra luz implica algo muy grande y serio.  En primer lugar implica que como cristianos debemos vivir una vida coherente a las virtudes y a la moral cristiana.  Asumir estas actitudes o forma de actuar nos pone en un mundo y en esta sociedad como signo y expresión visible de la luz que alumbra en lo más alto que es el mismo Cristo Jesús.
Los capítulos 9 y 10 del Evangelio de San Juan nos proponen un único tema, que Jesús es la luz del mundo.  Para poder comprender esto debemos estudiar, reflexionar y meditar su vida en los evangelios.  Hoy Jesús sana a un ciego de nacimiento.
Primero el texto evangélico nos antepone la concepción farisaica a la de Jesús.  Los fariseos se preguntan ¿Cómo es posible que este hombre haya curado en sábado?  Recordemos lo que Jesús sobre esto, que el sábado fue hecho para el hombre y no el hombre para el sábado.  Aquí Jesús nos dice que debemos darle honor y honra a Dios pero las formas (liturgias, celebraciones, etc.) con que lo hacemos no nos deben volver esclavos y olvidar las más sensibles realidades del ser humano.
Es posible como le pasaba a Jesús que nuestro caminar hacia la Pascua se llene de dificultes y hasta de opositores (en la familia, trabajo, colegio, etc.).  Hoy Jesús y la Iglesia nos invitan a estar claros que las fuerzas esta carrera de la vida cristiana nos viene de Otro.  Debemos ser dóciles y obedientes a las los impulsos que nos da el mismo Espíritu de Dios.   Es el mismo Dios quien nos capacita para recorrer el mismo camino que Jesús anduvo.  Solo quizás hayan cambiado el tiempo y las formas de ver las cosas pero en esencia es el mismo camino.

Dios nos llama a ser hijos, discípulos y seguidores.  Pues seamos hijos obedientes, seamos discípulos fieles, y seamos seguidores humildes como lo fue Jesucristo de su Padre Dios.
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.