Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

16 feb. 2014

La Ley más Perfecta - Sexto Domingo Tiempo Ordinario – Ciclo A

Sirácides (Eclesiástico) 15, 16-21: Dios no ha dado a nadie permiso de pecar.
Salmo Responsorial 118: Dichoso el que cumple la voluntad del Señor.
1 Corintios: 2, 6-10: Predicamos una sabiduría misteriosa prevista por Dios antes de los siglos, para conducirnos a la gloria.
Mateo 5, 17-37: Han oído lo que se dijo a los antiguos. Pero yo les digo...
¿Alguna vez han visto a los niños en algún salón de clase competir para ver cual proyecto ha quedado mejor?  Algo así era lo que sucedía en tiempos de Jesús en Judea.  Pretendamos por un momento que el pueblo de Israel era esa gran aula de clases donde Dios fue el Maestro.  Ahora bien podríamos pensar en los estudiantes; como por ejemplo los fariseos, los escribas, los maestros de la ley, la clase sacerdotal (sanedrín y los saduceos), los nazareos (ej. Sansón… no confundir con los nazarenos), los zelotes, los herodianos, entre otros más.  Llega el último estudiante quien no pretende de grandezas, no hace alarde de su sabiduría (ver Filipenses 2, 6–7) sino más bien actúa bajo el anonimato (al menos hasta su vida pública o ministerio) y que durante este tiempo actuó y vivió semejante a todo ser humano (como dice San Pablo, menos en el pecado).  Con este “alumno” comienza el cuestionamiento de que es lo que realmente quiere el Maestro (Dios) para su pueblo.

De tantas preguntas que Jesús hace (o que le hacen a Él) una hoy el Evangelio de San Mateo quiere responder: ¿Cuál es la ley más perfecta?   Podríamos decir si toda la ley es ley de Dios, entonces toda la ley es perfecta.  En realidad nadie niega eso.  Sino y re-fraseando la pregunta: ¿dentro de toda la ley de Dios (que es perfecta) cual es la de mayor perfección?
Antes de contestar las preguntas anteriores entendamos cuales son los contextos del Evangelio de San Mateo.  Recordemos que Mateo le escribió a una comunidad de judíos para los cuales por ser judíos la ley de Moisés o la Torah era algo sumamente importante.  Teniendo esto en cuenta tenemos que el autor bíblico aquí (o sea en todo este evangelio) nos quiere presentar a Jesús como el nuevo Moisés.  De la misma forma que Moisés recibió la ley en una montaña (Sinaí) aquí en este evangelio Jesús le está dando al pueblo la Ley de las Bienaventuranzas o sea la ley del Amor.  Ya aquí (sin querer queriendo) contestamos la preguntas del párrafo anterior.
Quisiera enfatizar entonces porque el amor, en este caso el amor a Dios y al prójimo es la ley perfecta por excelencia.  Pensemos en un momento en los Mandamientos de la Ley de Dios (que son 10).  Tenemos que los primeros tres que se basan en cuanto a nuestra relación con Dios.  Preguntemos entonces cual es el primero de estos: “Amar a Dios sobre todas las cosas” y cuando le preguntaron a Jesús (ver Mateo 22, 36–40) dijo el segundo es similar; “amar al prójimo como a ti mismo” y que en estos se basan la ley y los profetas.  Cuando leemos las ocho bienaventuranzas de San Mateo (ver Mt. 5, 1–12) notaremos que al cumplir cada una estamos amando en todo el sentido de la palabra.   Es por eso que cuando yo enseño (catequesis) los Mandamientos de la Ley de Dios también los expongo bajo el contexto de la Bienaventuranzas (ya fuera en Mateo o Lucas).
En la primera lectura se nos afirma rotundamente la libertad y responsabilidad del hombre.  En otras palabras se nos está diciendo que somos responsables de nuestras acciones.   Para nuestra reflexión personal en este texto del Eclesiástico (o Sirácides) es muy recomendable comenzar a leer desde el versículo número 11.  Este versículo comienza de esta forma: “No digas: ¡Dios me hizo pecar! porque él no hace lo que odia…” (Sirácides 15, 11).  Decir que Dios nos hace pecar es decir que Dios no nos ama.  Rotundamente tengo que decir que eso es imposible (que Dios no nos ame) por Él es todo Amor (ver 1Juan 4, 7–8).
San Pablo le enseña a la comunidad de Corintos que la verdadera sabiduría viene de Dios.  Decir que Dios es un misterio (y por ende su sabiduría) no es lo mismo que decir el misterio de las pirámides egipcias.  Comúnmente en el mundo secular el misterio se asemeja con lo oculto (u ocultismo = conocimientos y prácticas enigmáticas o insondables como pretenden ser la magia, la alquimia y la adivinación).  Para lo religioso el misterio es aquello que Dios va revelando o manifestando y que el hombre no conoce del todo.  Por eso hablamos del Misterio de la Santísima Trinidad  o sea un solo Dios en tres divinas Personas.  Esas tres divinas personas la Palabra de Dios no las revela pero no conocemos todo los que encierra y conllevan estas. 
En el evangelio de hoy Jesús nos dice: "No crean que he venido a abolir la ley o los profetas; no he venido a abolirlos, sino a darles plenitud” (Mateo 5, 17).  La Ley o los Profetas era la expresión utilizada por el hagiógrafo o autor bíblico para referirse a toda la Palabra de Dios.  Recordemos que en tiempo de Jesús solo existía lo que hoy en día llamamos el Antiguo Testamento.  En otras palabras Jesús nos está diciendo que Él es la plenitud de la Palabra de Dios.   Desde el inicio, Jesús habla como Señor y su llamado o vocación es retomar y dar giro a las certezas adquiridas tal como Dios sólo sabe hacerlo.
Esta es una excelente ocasión  para rogarle a Dios que nos asista y socorra a vivir tal como Jesús vivió.  Su Palabra nos dice que El vivió realizando plenamente esa Ley del Amor y de la Bienaventuranzas que El mismo tanto predicó.  ¡Que el Espíritu de Dios que lo puede y trasciende todo nos inspire a vivir en el Amor de Dios!
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.