Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

9 mar. 2014

¡Hombre nuevo, nueva creación! Domingo I de Cuaresma – Ciclo A

Génesis 2, 7-9; 3, 1-7: Creación y pecado de nuestros primeros padres.
Salmo Responsorial 50: Misericordia, Señor, hemos pecado.
Romanos 5, 12-19: El don de Dios supera con mucho al delito.
San Mateo 4, 1-11: El ayuno y las tentaciones de Jesús.
Si buscamos la Biblia Latinoamerica el título que usa para la sección del libro del Génesis en el capítulo segundo (Gn. 2, 4b–24) es “El Adán en el jardín de Edén, porque la palabra Adán en hebreo significa “hombre” (o primer hombre) en el sentido más amplio; es “alguien” sin distinguir entre hombre y mujer; aquí se utiliza como se hace actualmente cuando nos dice “el hombre”.  Y por esta razón los comentaristas bíblicos lo han traducido como “el hombre” aun cuando el texto dice “Adán”.  En la misma línea de pensamiento podemos decir que el nombre “Eva” significa “la mujer” (o primera mujer).
Veamos que este relato de la primera lectura de la creación y la tentación y caída de Adán y Eva que nos resume la liturgia tiene unos elementos que no debemos pasar por alto.  Veamos los personajes aquí envueltos Adán, Eva y la serpiente. 
Primero Dios le da unas pautas o reglas a seguir tanto a Adán como a Eva.  En otras palabras le da unos mandatos de que puede hacer y que no debe hacer.  La serpiente aquí podríamos decir entra en un rol casi de “relacionista pública”.  Esta con un juego de palabras, para usarlas como excusa agarra en las garras de la dialéctica (conversación) a Eva.  "¿Es cierto que Dios les ha prohibido comer de todos los árboles del jardín?" (Ver Gn. 3, 1).  Aquí (y siempre) se nos muestra al tentador muy astuto.  El resto de la narración bíblica ya la conocemos tanto Adán como Eva cayeron en la tentación y desobedecieron a Dios.
Cuando Dios creo al hombre (antes del pecado de desobediencia de Adán y Eva) lo creo justo o sea santo.  Porque este fue creado para que viviera en perfecta armonía con Dios.  En otras palabras fue creado por Dios y para Dios.  En este sentido el autor católico Matthew Kelly nos dice que la santidad es “la-mejor-versión-de-nosotros-mismos”.  Porque la santidad o sea la justificación como nos suele decir la Biblia era (y es) parte del plan de Dios para con su creación predilecta nosotros los seres humanos.
La segunda lectura San Pablo nos expone a Jesús como el nuevo Adán.  Además distingue la gracia o el don de Dios en el cristiano como el antónimo u opuesto del pecado.  “En efecto, si por el delito de uno solo reinó la muerte, por un solo hombre, ¡con cuánta más razón los que reciben la abundancia de la gracia y el don de la justicia, reinarán en la vida por uno solo, Jesucristo!” (Rm. 5, 15). 
Por la acción redentora que nos dio Jesús por su pasión, muerte y resurrección podemos poseer la gracia y somos justificados o sea santificados en su amor y misericordia.  Por eso se nos dice que en el bautismo participamos de la muerte y resurrección de Cristo.  En otras palabras en el bautismo morimos al pecado y nacemos a la gracia y don de Dios.
San Mateo nos presenta el “segundo de capítulo de la novela de la vida”.  Nuevamente el tentador sale en escena pero esta vez no sale ganando.  De Jesús salen tres respuestas que debemos tenerlas muy en cuenta para el crecimiento espiritual del cristiano. “No sólo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mt. 4, 4).    "También está escrito: No tentarás al Señor, tu Dios" (Mt. 4, 7).  "Retírate, Satanás, porque está escrito: Adorarás al Señor, tu Dios, y a Él sólo servirás" (Mt. 4, 10).  Nos podemos preguntar: ¿Cómo abramos y respondemos ante la tentación?  ¿Qué herramientas puedo utilizar para vencer la tentación tal como lo hizo Cristo?
La tentación en el desierto sintetiza en breves palabras las tentaciones que Jesús iba a conocer a lo largo de su ministerio. Los opositores le pedirían signos y milagros (Mt. 12, 38; Jn. 6,1 5; 7, 3; 12, 27) y sus propios discípulos lo invitarían a cuidarse mejor (Mt. 16, 22).  Jesús conoció las dudas y la ausencia de Dios ejemplo de esto lo vemos en Getsemaní antes de su juicio y condena a muerte.   Los apóstoles afirmaron la divinidad de Jesús pero no por eso olvidaron manifestar que fueron probados en todo como nosotros, sin que por eso hubiera pecado (Hb 4, 5).
Tenemos que entender que la tentación o la prueba no son pecados.  Si se convierte en pecados cuando caemos en ellas.  Pero el amor y la misericordia de Dios son tan grandes que aun así caídos se nos da la oportunidad para levantarnos y seguir adelante.  Como a la mujer pecadora cada vez que hacemos uso del Sacramento de la Reconciliación con toda la integridad posible Cristo nos levanta y nos dice “vete y en adelante no peques más” (ver Jn. 8, 11).  Con Jesús desde nuestro bautismo somos nuevas creaturas y criaturas.  Su Amor y su Misericordia están ahí siempre para recordárnoslos.
 




Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.