Ministerio Católico Anawim Inc.

Curriculum - Historial de Pastoral

26 may. 2014

Francisco regresa a Roma



Francisco fue a sembrar…
Durante estos tres días de viaje a Tierra Santa el Papa Francisco fue a sembrar semillas de esperanza, de fraternidad pero especialmente semillas de paz.  Tenemos que entender que todo lo que el papa sembró allá lo hizo en nombre de la Iglesia y por ende lo hizo en nombre de Cristo.  Ya que la Iglesia es el Cuerpo Místico de Cristo como afirma San Pablo. 
Francisco sembró semillas de esperanzas tanto para los palestinos como para los israelitas (o judíos).  Una esperanza de vivir en paz y armonía unos con los otros.  Una esperanza de vivir y ver crecer a sus hijos libres de las barreras no solo físicas o materiales pero sobretodo de las barreras y prejuicios emocionales, raciales, religiosos y otras más. 
Francisco difundió semillas de hermandad y fraternidad al ir donde las comunidades palestinas y judías rinden su tributo al Dios Supremos.  Notemos que ambos casos los llamo hermanos y específicamente sus (nuestros) hermanos mayores. 
Francisco plantó la semilla de la paz.  Estoy seguro que nuestro muy querido Papa Francisco conoce de expresión de Pablo VI: “si quieres paz, lucha por la justicia”.  La mejor herramienta para lograr la justicia no lo es las armas (ni armamentos militares) sino el dialogo y la mutua comprensión. 
Ahora bien nos toca a los cristianos y en especial a todos los católicos (los cuales somos cristianos también) orar por toda esta ardua tarea del Papa Francisco en Tierra Santa. 
¡Que el Dios de Abraham, el Dios de Isaías, el Dios de Jacob, el Dios de todos los Profetas, el Dios de Juan el Bautista y el Dios de Jesucristo nos guie y nos ayude y motive a ser instrumentos de esperanza, de fraternidad pero principalmente instrumentos de paz! 

¡Dios Bendiga Amén!  
Publicar un comentario

Consultas & Respuestas: Espíritu Santo, Paráclito y sus dones…

Consulta: Buenas noches, mi consulta es acerca de los par á clitos del Esp í ritu Santo.   ¿C ó mo diferenciamos los dones que ...