Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

19 jun. 2014

Fiesta del Cuerpo y la Sangre de Cristo – Corpus Christi (Ciclo A)

Deuteronomio 8, 2-3. 14-16: Te di un alimento que ni tú ni tus padres conocían.
Salmo Responsorial 147: R/. Bendito sea el Señor.
1 Corintios 10, 16-17: El pan es uno y los que comemos de ese pan formamos un solo cuerpo.
San Juan 6, 51-58: Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida.
¿Qué es lo que nos viene a la mente cuando escuchamos la expresión Corpus Christi?  Más aún, ¿Qué pasa por nuestro ser y corazón cuando escuchamos mencionar el Cuerpo y Sangre de Cristo?   Aunque esta reflexión no es para contestarnos (por ti o por mí) estas preguntas si me gustaría dar algunas pautas e ideas que nos ayuden a contestarnos las mismas.

Muchas personas piensan que eucaristía es sinónimo de muerte.  Por el contrario veremos que es más sinónimo de vida que de muerte.   Aunque el sacrificio de la cruz (cruento) y el sacrificio de la Misa (incruento) son el mismo con todo su valoración trascendental y espiritual. 
La Santa Misa (la Sagrada Eucaristía) adquiere su verdadero sentido con la Resurrección del Señor.  En la Eucaristía suceden dos cosas que son muy vitales entenderlas.  Primero, se realiza el sacrificio donde Cristo es el Sumo y Eterno Sacerdote (ver Hebreos 5, 5 – 6; Hebreos 10, 11–14).  En segundo término tenemos que la víctima es el mismo Cristo, o sea Él es el Cordero Inmolado quien se entrega libre y voluntariamente.   Esto implica la Pascua (= paso) de Cristo.  Pero la Pascua de Cristo carece de sentido sin la resurrección.  Este sentido estriba en que Cristo da el paso (= pascua) de la muerte a la vida.
De esta forma si llamamos a la Eucaristía el Banquete Pascual de Cristo es lógico que esta cena (y esta fiesta) se desborde en la resurrección.  Es imperioso nutrirnos con la carne y la sangre del Hijo del hombre para conseguir la vida eterna y la resurrección.
No hay duda que celebrar la Eucaristía implica memorial.  Aquí es muy conveniente reflexionar en lo que nos dice el Concilio Vaticano II: “Nuestro Salvador, en la Última Cena, la noche que le traicionaban, instituyó el Sacrificio Eucarístico de su Cuerpo y Sangre, con lo cual iba a perpetuar por los siglos, hasta su vuelta, el Sacrificio de la Cruz y a confiar a su Esposa, la Iglesia, el Memorial de su Muerte y Resurrección: sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad, banquete pascual, en el cual se come a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la gloria venidera” (Constitución Sacrosanctum Concilium Sobre la Sagrada Liturgia # 47).
El mandamiento y disposición de Jesús de repetir sus gestos y sus palabras "hasta que venga", no exige solamente acordarse de Jesús y de lo que hizo.  Desde los tiempos apostólicos hasta el presente ha requerido la celebración litúrgica por los apóstoles y sus sucesores (los obispos, y los presbíteros celebran este memorial [Misa, Eucaristía] por el Orden Sagrado que reciben de parte de los obispos) del memorial de Cristo, de su vida, de su muerte, de su resurrección y de su intercesión junto al Padre.
La primera lectura nos expone el discurso de Moisés que contiene una amplia exhortación a cumplir los Diez Mandamientos.  Al considerar que los Mandamientos salen de la “boca de Dios” es propicio decir que el hombre no solo se debe alimentar de pan sino además de la palabra que sale de lo más íntimo del Corazón de Dios.  Tengamos en cuenta que la expresión “mana” literariamente del hebreo significa “que es eso”.   Ya que sorprendidos decía (mana) que es eso.  Con el pasar del tiempo esta significación se fue sustituyendo por el mismo pan que bajaba del cielo.
La Primera Carta a los Corintios en su contenido son advertencias de Pablo contra el riesgo de la idolatría.  Esta segunda lectura pone de perspectiva que la Eucaristía debe ser causa y signo de la unidad de los creyentes.  Esto es algo que hoy en día sigue estando muy vigente para los cristianos.  La misma Eucaristía es (y debe ser) encuentro de unidad en la diversidad que posee la Iglesia por la fuerza del Espíritu Santo.
El evangelio nos presenta parte del discurso del Pan de Vida.  Juan es único evangelio que no presenta el relato de la institución de la Eucaristía.  Pero nos presenta a Jesús como Pan de Vida que es fundamental para vivir plenamente la Eucaristía.   Jesús es el pan que se entrega a cada uno de nosotros por amor.  “No hay amor más grande que dar la vida por sus amigos, y son ustedes mis amigos si cumplen lo que les mando” (Jn. 15, 13–14).  Estas palabras de Jesús (pan de vida) son palabras que queman y abrazan.  Si no estamos dispuestos a acogerlas con nuestro testimonio de vida cristiana (con fe y corazón) nos puede pasar como a los compueblanos de Jesús en ese entonces cuyas palabras fueron incomprendidas.

Si un día fuimos constituidos en sacerdotes, reyes y profetas por la gracia del Sacramento del Bautismo, hoy en la Eucaristía estamos llamados a reafirmar el compromiso de ser a ejemplo de Cristo  sacerdotes (sacrificio y donación), reyes (servicio y bien común) y profetas (anunciar la gracia y dones de Dios y denunciar el pecado y sus consecuencias).  ¡Que así nos ayude Dios!
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.