Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

14 sep. 2014

¡El misterio de la Cruz de Jesucristo! Exaltación de la Santa Cruz (Ciclo – A)

Números 21, 4b-9: Si alguno era mordido y miraba la serpiente de bronce quedaba curado.
Salmo Responsorial 77:   R/.  No olvidemos las hazañas del Señor.
Filipenses 2, 6-11: Cristo se humilló a sí mismo, por eso Dios lo exaltó sobre todas las cosas.
San Juan 3, 13-17: El Hijo del hombre tiene que ser levantado.
“¡Te adoramos o Cristo que por tu Santa Cruz, redimiste al mundo y a mi miserable pecador!”
Un poco de historia para conocer el porqué de esta fiesta litúrgica.  Cerca del año 320 d.C. la Emperatriz Elena de Constantinopla descubrió la Vera (del latín que significa verdadera) Cruz, la cruz en que murió Nuestro Señor Jesucristo, La Emperatriz y su hijo Constantino hicieron construir en el sitio del descubrimiento la Basílica del Santo Sepulcro (en Jerusalén), en el que guardaron la reliquia.

Siglos después, el rey Cosroes II de Persia, en el 614 invadió y conquistó Jerusalén y se llevó la Cruz poniéndola bajo los pies de su trono como signo de su desprecio por el cristianismo. Pero en el 628 el emperador Heraclio logró derrotarlo y recuperó la Cruz y la llevó de nuevo a Jerusalén el 14 de septiembre de ese mismo año. Para ello se realizó una ceremonia en la que la Cruz fue llevada en persona por el emperador a través de la ciudad.  Desde entonces, ese día quedó señalado en los calendarios litúrgicos como el de la Exaltación de la Vera Cruz.
Como ya he explicado en otras ocasiones el misterio dentro del contexto cristiano y religioso no es lo mismo que el misterio según lo propone el mundo y la sociedad.  Para estos últimos el misterio es casi sinónimo de lo que está completamente oculto.  Y hasta en muchas ocasiones se le relaciona con el ocultismo.  Dentro de nuestra religión del cristianismo (y gran medida las religiones monoteístas) el misterio es aquello que Dios nos va revelando pero que por nuestra limitación humana no podemos comprender del todo.
La predicación de Jesús después del Reino de Dios estaba apuntada en el seguimiento de la cruz.  Esto según nos los pide el mismo Jesús será el requisito fundamental para ser discípulo de Cristo (ver Lc. 9, 23-24).  La cruz para Jesús no fue algo de mala suerte por el contrario estaba en las fibras más íntimas del amor y la obediencia que Él le tenía a su Padre Dios.  En el Evangelio de San Mateo se nos narra tres relatos de la pasión (sufrimiento), muerte (cruz) y resurrección (para gloria de Dios Padre) de Cristo (ver Mt. 16, 21-23; Mt. 17, 22-23; Mt. 20, 17-19). 
Podemos deducir que los discípulos solo oyeron y no escucharon porque sus mentes se concentraban en su pasión y muerte porque ellos aparentemente no escucharon la parte de la resurrección.  Como también he mencionado otras veces los Apóstoles y la primera generación de discípulos entendieron a Jesús desde una visión post-resurrección porque antes de esta era muy poco y bien mínimo que estos comprendían sobre lo que decía y hacia Jesús.
Al anunciar su resurrección Jesús les estaba dando a sus discípulos una gran cadena con eslabones de esperanzas.  Claro está, como nos puede pasar a nosotros también estos tomaron esta cadena por el lado más débil donde la esperanza parecía nula o ninguna.
En cuanto a la primera lectura nos debemos preguntar: ¿Cuál es la significación de este relato del libro sagrado?  “El pueblo perdió la paciencia y murmuró contra Dios y Moisés” (Núm. 21, 4-5).  Los israelitas vuelven a quejarse.  Es palpable la rebelión interior del que no acepta el sacrificio y echa la culpa a los demás.  Esta es una marca (como marca la lepra al cuerpo) que los seres humanos seguimos cargando en nuestro interior y nuestro ser.
La Carta a los Filipenses nos presenta un Himno Cristológico posiblemente usado en la liturgia de los primeros cristianos.  Para poder entender el contexto de este texto es muy recomendable leer los cinco versículos anteriores a este texto (Fil. 2, 1-5).  Estos cinco versículos los podríamos resumir en estos dos: “Que cada uno busque no solamente su propio interés, sino también el de los demás.  Tengan entre ustedes los mismos sentimientos de Cristo Jesús” (Fil. 2, 4-5).  Aquí podemos ver que la Iglesia (todos los bautizados) debemos buscar esa unidad que tiene Cristo entre la humildad y el amor.  Teniendo esto en cuenta este hermoso himno cristológico paulino no se esfuma como el gas que es tirado al vacío.   Porque Cristo se humilló en amor y obediencia al Padre, el Padre lo glorificó y como proclamamos en el Credo de Nicea-Constantinopla con todo honor y gloria le podamos decir a Cristo: “Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero…”

¡María Madre Amorosa al Pie de la Cruz de tu Hijo intercede por nosotros!
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.