Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

17 oct. 2014

¿Cuánto le das al Cesar y cuanto le das a Dios? Domingo XXIX T O (Ciclo A)

Isaías 45, 1. 4-6: El Señor tomó de la mano a Ciro para someter ante él a las naciones.
Salmo Responsorial 95: R/. Cantemos la grandeza del Señor.
1 Tesalonicenses 1, 1-5: Recordamos la fe, la esperanza y el amor de ustedes.
San Mateo 22,15-21: Den al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.
La liturgia de este domingo nos presenta uno de los textos neotestamentarios más citados en el Evangelio o Buena Nueva de Jesucristo.  Pero como suele suceder comúnmente en cuanto más se cita un texto mucho más se suele malinterpretar. 

Esto se puede apreciar mejor  cuando uno da un mensaje original a la primera persona y después de esta persona hay más de cien personas para seguir pasando el mensaje.  Cuando llega este mensaje a la última persona se ha cambiado considerablemente el mensaje original.
Por eso cuando queremos reflexionar en cualquier texto bíblico es necesario tener en cuenta lo que enseña la Iglesia.  Porque al fin y al cabo fue la Iglesia quien escribió y edito el Nuevo Testamento.  Por eso la Iglesia después de los tiempos apostólicos, comenzando con los Padres Apostólicos (discípulos directos de los apóstoles ej. San Policarpo de Esmirna, San Ignacio de Antioquia, etc.) se ha dedicado a meditar a la luz de la doctrina apostólica la Buena Nueva de Jesucristo que predicaron los Apóstoles y las primeras generaciones de discípulos.
En la primera lectura el Segundo Isaías nos presenta al rey Ciro de Persia como el “ungido de Dios” o sea como un cristo o mesías.  Con esto el autor bíblico o hagiógrafo nos está diciendo que Ciro tiene de parte de Dios (aun sin que este lo conozca) una misión que él debe realizar pero no para su propia gloria sino para la Gloria y Honra de Dios.
El profeta-poeta nos quiere resaltar que Dios es el único Señor de la historia aun cuando esta sea nuestra historia.  Es de suma importancia notar que las expresiones “tomar de la mano”, “el Señor está contigo” y “te llamé por tu nombre” denotan en las Sagradas Escrituras una especial presencia de Dios en las vidas de los personajes de los eventos en los cuales Él se nos quiere revelar.  Recordemos que Dios tanto en el Antiguo como Nuevo Testamento se manifiesta y se nos revela por medio de los eventos.  
Por eso tenemos que de los cinco pasos con que se formó la Biblia el primero son los eventos (estos cinco son: eventos, tradición oral, tradición escrita, edición y la canonicidad [o sea la determinación de la comunidad de cuales libros fueron inspirados y por lo tanto se incluyeron en cánones del AT & del NT]).
La segunda lectura nos presenta el inicio de la Primera Carta a los Tesalonicenses.  Como punto curioso e importante a la vez, es muy fundamental conocer que esta carta a la comunidad de Tesalónica fue el primer escrito del Nuevo Testamento.  El inicio o introducción de las cartas paulinas contiene por lo regular un saludo.  Pero que en realidad cuando reflexionamos y meditamos estas líneas nos damos cuenta que es mucho más que un simple saludo. 
Pablo y sus asistentes comienzan dando gracias a Dios por la comunidad a quien va dirigida esta epístola.  El Apóstol de los Gentiles aprovecha la ocasión para recordarles gozosamente que la evangelización que estos realizaron entre ellos estuvo dirigida por el Espíritu Santo y por tal razón esta dio muchos frutos.
Esto es algo que hoy en día solemos olvidar que toda tarea evangelizadora y/o apostólica debe estar guiada por el Espíritu Santo quien es quien gobierna a la Iglesia.
El Santo Evangelio nos presenta esa célebre frase en la cual Jesús nos dice: “Den al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” (Mt 22, 21).   Recordemos que Mateo o Leví como también era conocido, fue recaudador de impuestos y conocía muy bien lo que implicaba para un judío negar o apoyar la recaudación de impuestos del Imperio Romano. 
Este evento es parte de la serie de eventos que Jesús vivió después de su entrada triunfal en Jerusalén (montado en un burrito).  Estos de una forma u otra fueron claves para su condenación y su muerte de cruz.
Para la reflexión y el estudio bíblico nos podemos preguntar: ¿Qué buscaban los enemigos de Jesús?  Sin duda alguna estos buscaban comprometer el ministerio y la persona de Jesús.  Para así tener una excusa para poder acusarlo.  Entre los juristas y los legalistas se diría que buscaban hacer que Jesús cayera en una trampa legal (o tecnicismo legal) para de esta forma poder acusarlo y juzgarlo.
Ahora bien, ¿Qué les quiso decir Jesús a sus contrarios con su respuesta?  Simplemente que para toda petición (como seria la cobrar impuestos) las instituciones (sean políticas o religiosas) actúen legítimamente como les corresponden.  
Como llevamos esto a nuestro tiempo.  Lo que es justo es justo, lo que está bien está bien, lo que está mal está mal y lo que es injusto es injusto.  ¿Por qué digo esto?  Porque desafortunadamente tendemos a relativizar todo en nuestra vida.  Tenemos que entender que la moral (lo que determina que está bien o mal) cristiana y la moralidad de los actos humanos no es relativa o sea que en unos momentos está bien y en otros está mal. 
Esto no es posible en la moral cristiana.  La moralidad es comportarse en conformidad y coherencia con los preceptos establecidos por la moral (mandamientos y preceptos evangélicos) y estos no son relativos o sea lo que es bueno es bueno y lo que es malo es malo.
¿Cuánto le damos al Cesar o sea a las cosas humanas? ¿Cuánto le damos a Dios o sea lo que la Iglesia hace y promueve para la evangelización?  Aquí muy bien podemos aplicar la célebre expresión del Venerable Siervo de Dios Pablo VI y ya próximo beato (a partir del 19 de octubre del 2014): “Si quieres paz lucha por la justicia”.  Hoy el evangelio nos llama a ser justos y equitativos para todo en nuestras vida ya sea en lo humano y más aún en lo espiritual. 
En la Biblia cuando se habla del hombre justo se refiere a una persona (hombre o mujer) que vivió en santidad. Hoy debemos saber redescubrir esos aspectos de la santidad que por alguna razón u otra hemos perdido.  Hablo de vivir la santidad en cada una de las cosas que hacemos; hogar, familia, trabajo, en el deporte, en las vacaciones, etc. 
¿Cuánto le damos al Cesar y cuanto le damos a Dios?
Mis queridos hermanos para que la Palabra de Dios cambie y transforme nuestras vidas esta nos debe llevar a un compromiso de lo contrario pasara como la brisa.  Ya que esta pasa nos toca y acaricia se va y no la volvemos a sentir. 
Que esta Palabra Divina sea esa piscina donde se deposita esa Agua Viva en la cual se mantiene para que nos inundemos de su amor y su gracia cada vez que así lo necesitemos (o sea siempre).

¡María Madre del Verbo y de la Palabra Encarnada ruega e intercede por nosotros!
Publicar un comentario

María Siempre Virgen

El dogma de la Virginidad de María nos dice y enseña que María Santísima es (fue, es, y será) virgen antes, durante y después del pa...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.