Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

21 mar. 2015

¿Queremos ver a Jesús? Domingo 5º de Cuaresma – Ciclo B

Jeremías 31,31-34: Haré una alianza nueva y no recordaré sus pecados.
Salmo Responsorial 50: R. / Crea en mí, Señor, un corazón puro.
Hebreos 5,7-9: Aprendió a obedecer y se ha convertido en autor de salvación eterna.
Juan 12,20-33: Si el grano de trigo cae en tierra y muere, da mucho fruto.
Hoy la liturgia, sabía y maestra, nos presenta a un grupo de griegos o sean a un grupo que no era judío que querían ver a nuestro Señor Jesucristo.  Esto encierra en sí mismo un mensaje mucho más grande y trascendente que lo que nos dicen las palabras. 

Nos debemos preguntar: ¿A quién este grupo de personas en realidad quería ver?  Hoy de acuerdo a las ciencias modernas como lo son la arqueología bíblica y la historia bíblica (aunque esta última no es una ciencia moderna de por sí pero ha adquirido un valor didáctico y prestigio desde el siglo XIX [19] para acá) que solo se ocupan del Jesús histórico y olvidan al Jesús de nuestra fe o sea a Jesucristo; Jesús el Cristo el Mesías.
También sería muy conveniente preguntarnos ¿a quién nosotros queremos ver?  El ser humano en su propia naturaleza y tendencia solemos ser seres en búsquedas.  Entonces lo que buscamos y encontramos ¿a dónde nos lleva?  Los que hemos buscado y encontrado a Jesús de Nazaret; ¿Cómo ha sido esa búsqueda? Y una vez, que lo hemos encontrado a Jesús ¿Cómo lo hemos hospedamos en nuestros corazones?   O  simplemente lo procuramos por temporadas y el resto del tiempo parece que esta distante.
Una vez que Juan el Bautista fue arrestado nos dice San Mateo que Jesús se fue a Galilea, específicamente a  Cafarnaúm para que se cumpliera lo que había dicho el Profeta Isaías (ver Mt. 4, 12–16; Is. 8, 23)  San Marcos nos dice que la fama de Jesús se había extendido por toda Galilea (Mc. 1, 28) más aun Mateo nos dirá que su fama se extendió más allá de la Galilea a Siria (Mt. 4, 24).
¿Por qué es importante todo eso?  Galilea era conocida como la Galilea de los Gentiles ya que estaba rodeada de una gran población de gentiles o paganos.  Podríamos deducir que estos griegos llegaron desde Galilea a ver a Jesús.
Ahora bien, conociendo algo del contexto histórico que nos habla de la fama de Jesús en distintas áreas.  Es muy importante conocer que hacía que Jesús fuera famoso en estas áreas de la región de Galilea.  Lucas hablándonos de la actividad misionera de Jesús en la Galilea nos dice que Él enseñaba en las sinagogas, proclamaba la Buena Noticia del Reino de Dios, curaba las enfermedades y dolencias de la gente, le llevaban enfermos de distintas condiciones y Él los sanabas, más le seguían de distintas parte de las regiones adyacentes (ver Lc. 4, 23–25). 
Recordemos que todo esto (enseñar, proclamar o predicar, curar o sanar) sucedía con una sola razón para que la gente entendiera las grandezas y maravillas del Reino de Dios que Jesús con gran insistencia proclamó y predicó.
Los capítulos 30 y 31 del Libro del Profeta Jeremías se conocen como el Libro de la Consolación.  Estos dos capítulos poseen y están dotados de una gran connotación y convicción mesiánica.   Israel y Judá serán congregados, para servir y ofrecer sus vidas a Yahvé su Dios.  De este fragmento de Jeremías podemos deducir que Dios es fiel e insistente no solo una vez o dos sino todas las veces que sean necesarias. 
Se dice que Dios es un Dios de sorpresas.  Aquí sin duda alguna pone esto de manifiesto.  Este Dios que es infinito Amor y Bondad nos propone una Alianza Nueva (y eterna) no como la que había hechos con nuestros padres en el desierto.  Estas enseñanzas de Jeremías nos llevan a entender que Dios quiere para nosotros una religión del corazón.  Entendiendo por religión con su significación literaria como el trato con Dios pero aunque este “trato con Dios” tiene un orden establecido a nadie se le impone por la fuerza sino más bien que debe actuar en la libertad.
Recordemos como he explicado anteriormente la libertad siempre debe actuar para el bien.  Y no hay más bien supremo que el mismo Dios.  Además que lo contrario a la libertad es el libertinaje que es el abuso de la libertad.  Es aquí de modo errado que solemos decir que “como yo soy libre hago lo que me da la gana”.  Cuando en realidad solemos hacer lo que nos da la gana porque ya siendo esclavos vivimos en libertinaje abuzando de esa libertad que nos da Dios para hacer el bien.
Hoy el evangelio nos muestra como Jesús aprovecha cada circunstancia de la vida para darnos una enseñanza. Como ya mencionamos llego ante los discípulos de Jesús un grupo de griegos que querían ver al Maestro.
¿Cómo nos enseña Jesús con este evento?  A los discípulos decirle que unas personas querían verlo aprovecha Jesús para decirnos: “Ha llegado la hora de que el Hijo del hombre sea glorificado.  Yo les aseguro que si el grano de trigo, sembrado en la tierra, no muere, queda infecundo; pero si muere, producirá mucho fruto.   El que se ama a sí mismo, se pierde; el que se aborrece a sí mismo en este mundo, se asegura para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, para que donde yo esté, también esté mi servidor. El que me sirve será honrado por mi Padre(Jn. 12, 23–26).
En este texto se nos muestra que Jesús es fuente de vida para todos los hombres.  Cuando en la liturgia de nuestra Sagrada Eucaristía el presbítero (AKA sacerdote) nos dice: “Por Cristo con El y en El a ti Dios Padre Omnipotente todo honor y toda gloria por los siglos de los siglos” solemos contestar con un gran “Amen”.  Bienaventurados todos aquellos que contestemos ese AMEN con plena libertad y por ende con todo el amor posible que pueda cargar nuestro corazón y nuestro ser.
Son muchos los que de distintas maneras y circunstancias siguen preguntando y procurando que quieren ver al Jesús.  Los que de alguna forma u otra estamos colaborando en cualquier ministerio o grupo parroquiales ¿cuán fácil o difícil les llevamos o mostramos a Jesús a los demás?  Como procuramos mostrar a Jesús a los demás.
La Iglesia nos enseña que Jesucristo está presente de distintas forma en la Iglesia. 
En primer lugar Jesús está presente en su Santa Palabra la cual ha sido dada al género humano para nuestra salvación.  Más aun Jesucristo es la Palabra o el Verbo (yo personalmente prefiero referirlo como el Verbo).  Recordemos cual es la función del verbo en la oración.  El verbo es lo que denota la acción de la oración.  En este sentido podemos ver que la función y misión de Jesús esta vida terrena fue una de acción en favor de los seres humanos en especial en aquellos que están desvalidos e indefensos.  Como nos enseña la Iglesia, Jesucristo es la fuente y el culmen de la Revelación Divina.
En este sentido podemos decir que Cristo Jesús es el Mediador absoluto porque es la Palabra del Padre, el Hijo de Dios hecho hombre (ver 1Tim 2, 5) que entra en la historia para traer la salvación (ver Hb. 1, 1-4). En Él se ha revelado definitiva e irrevocablemente la voluntad salvífica universal de Dios a través de un hecho único e irrepetible: la encarnación del Logos (Palabra o Verbo) Divino.
También Jesús está en la comunidad eclesial a la cual acoge la Palabra Divina destinada a la salvación.  Por medio de esta Palabra que nos pide a ser iniciados por medio del Sacramento del Bautismo.  De esta forma todos comenzamos a ser Iglesia desde que renacemos a la nueva vida por medio de las aguas del Bautismo.  La Iglesia es Sacramento (o sea signo) de salvación ya que Jesús le dejo el legado de anunciar y manifestar el mensaje de la salvación.  Un mensaje que todos los miembros de la Iglesia estamos llamados a proclamar con nuestro testimonio de vida cristiana.
Entonces desde las Aguas del Bautismo podemos apreciar también que Jesús está presente en los Sacramentos.  Jesús está eternamente presente en la Eucaristía.  Aquí se manifiesta su presencia real y verdadera del Señor en su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad.  La Eucaristía es la “fuente y el culmen de la vida cristiana” (ver CIC # 1324; Lumen Gentium # 11). 
En todos los sacramentos Jesús está presente.  Los sacramentos son signos palpables y visibles que nos confieren la (“ex opere operato” o sea del trabajo que se realiza o sea que la misma administración del rito sacramental confiere la gracia) gracia ya sea santificante y sacramental instituidos por Jesucristo para nuestra salvación.
 
Pero Cristo está presente de una forma y modo tan extraordinario en los más desvalidos y marginados en aquellos que el mundo y la sociedad de una forma u otra va descartando hasta buscar a salir de ellos de algún modo u otro.  Recordemos lo que el mismo Jesús nos dice cuando obramos en favor de estos los más pequeños: “Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber. Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa. Anduve sin ropas y me vistieron. Estuve enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver” (Mateo 25, 35-36).  Esta es sin duda alguna una de la formas más transcendentales de ver a Nuestro Señor Jesús.
Hoy nuestros corazones siguen preguntando que queremos ver al Señor.  De una forma u otra Jesús siempre se hace presente.  Ahora bien, buscaremos y aprovecharemos todas las oportunidades para ver al Señor según las distintas formas que Jesús se hace presente en la Iglesia y para todo este mundo y la sociedad.

¡Espíritu Santo haznos poder descubrir el rostro de Jesús para que de esta forma otros puedan ver a Jesús en todo lo que hacemos y decimos para el bien común de la Iglesia y de este mundo! ¡Que así sea!
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.