Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

3 abr. 2015

“¡Lo niños hebreos llevando ramos de olivos salieron al encuentro del Señor!” Domingo de Ramos (Pasión del Señor) – Ciclo B


Isaías 50,4-7: No me tapé el rostro ante los ultrajes, sabiendo que no quedaría defraudado.
Salmo Responsorial 21: R/ Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?
Filipenses 2,6-11: Se rebajó, por eso Dios lo levantó sobre todo.
Marcos 14,1-15,47: Pretendían prender a Jesús a traición y darle muerte.
Con el Domingo de Ramos el cual es llamado también “Domingo de la Pasión del Señor”, comenzamos la Semana Mayor o sea la Semana Santa. Esta es una semana solemne en la que la Iglesia nos invita a vivir con Cristo, su Pasión, Muerte y Resurrección. Hoy la Iglesia y la liturgia nos recuerdan esa entrada victoriosa y triunfante de Cristo en Jerusalén.  De esta forma se inicia su misterio pascual del Señor. La liturgia de este domingo contiene tres momentos ricos en su contenido espiritual: estos son: la bendición de los ramos; la procesión en honor a Cristo Rey; y la celebración de la Eucaristía.

De niño y adolescente aprendí una canción que se titula “Los Niños Hebreos” la cual comienza con la oración que escogí como título de esta reflexión.  Para ser bien honesto con todos ustedes es más probable que durante esa entrada de Jesús triunfante a Jerusalén se usaran ramas de olivo que en vez de las palmas ya en todo Israel las palmas eran bien escasas y los olivos sobreabundaban grandemente tanto en tiempo de Jesús como en estos días.  Las palmas si abundaban más en las costas y en los países del Mediterráneo.
En varias ocasiones en el Nuevo Testamento podemos apreciar como Jesús rehusó aceptar ser coronado rey (ver Jn. 6, 15; Mc 7, 36-37; Mt 14, 22-23) buscando a realizar alguna otra cosa en especial irse a orar a solas con su Padre.  Pero en esta ocasión se ve algo muy distinto. Según nos narra el Evangelio de San Marcos 11, 1-10 (el cual es el evangelio proclamado en la procesión de las palmas) Jesús al llegar a Betfagé y Betania, cerca del monte de los Olivos envió a sus discípulos a que buscaran un burrito. Aquí se estaba cumpliendo lo que había dicho el profeta Zacarías  (ver Zac 9, 9). Como ya vemos esta ocasión era distinta y se debía demostrar lo prescrito por Dios.  Como nos diría muy bien el Salmo 118: “Este es el día que hizo el Señor: Alegrémonos y regocijémonos en él” (Sal. 118, 24).
Pero este domingo el cual es llamado “Domingo de la Pasión” en la Eucaristía propiamente se lee lo que se conoce como la lectura de la “Pasión del Señor”.  ¿Por qué esto es así?  Porque la Iglesia nos quiere recordar que aunque Jesús entro entre canticos y aclamaciones el domingo le queda todo un camino de espinas pero que al final después de su muerte veremos y seremos testigos como Jesús será vencedor de la muerte.  Así nos daremos cuenta que el final del Camino no es la muerte sino la resurrección con llegada al Padre Dios donde Él está gloriosamente a su derecha. De esta forma en plena esperanza el mismo camino nos espera a todos los que seguimos las huellas del Maestro.
Hoy podemos apreciar como la lectura del evangelio se despoja de todo lo que implica ser ceremonial.  Esto debe ser así incluso en las misas solemnes (digamos de las misas celebradas por un obispo y/o el Papa).  Para esta Eucaristía las rubricas (o sea las normas de la liturgia) no se usan velas ni incienso, y se omite también la señal de la cruz al principio. Simplemente se comienza con el anuncio: "Pasión de nuestro Señor Jesucristo según san _____ (Mateo, Marcos, Lucas o sea los evangelios sinópticos según el año litúrgico) (la pasión según San Juan solo se lee el Viernes Santo)".  El evangelio de la pasión no necesita adornos; ni siquiera requiere introducción o monición ni homilía; habla por sí mismo. Cuando se lee con toda la reverencia debida, no puede menos de causar una impresión profundísima.
Es una costumbre muy acertada el tomar tres lectores para la lectura de la pasión. Ello ayuda a mantener la atención y el interés. Sirve, además, para poner en evidencia las palabras de Cristo, que pueden ser leídas por el mismo celebrante. Un segundo lector se hará cargo del papel de narrador, y otro asumirá las demás partes. En ocasiones las partes de este último lector (o algunas de ellas) pueden ser leídas por la comunidad.

Hoy Domingo de Ramos y Domingo de la Pasión tenemos mucho que aprender para nuestro crecimiento espiritual.  En primer lugar que Jesús hacia las cosas cuando estaban destinadas por el Padre.  Esto es algo que todos debemos tener muy en cuenta hacer las cosas para cuando sea la merced y voluntad de Dios.  En muchas ocasiones Dios nos pone su mensaje de parte de los que menos esperamos.  Hoy el evangelio de la pasión nos demuestra eso, cuando de boca del Centurión Romano escuchamos “verdaderamente este era hijo de Dios” (Mc 15, 39).
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.