Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

17 jun. 2015

Consultas & Respuestas: “Divorciado y vuelto a casar”

Consulta:
Yo soy divorciado y vuelto a casar mi pregunta es si cada vez que me confieso tengo que confesar este mismo pecado y si recibo el perdón de Dios.
Respuesta:
Saludos R
Espero en Cristo Jesús que estés muy bien junto a tus seres queridos. 
Gracias por tener la generosidad de consultar tu caso o situación a este tu servidor en Cristo Jesús.
Primero quisiera aclarar algunos puntos sobre tu situación y lo que enseña la Iglesia.  El Matrimonio es un sacramento (que viene del latín Sacramentum que significa un momento sagrado.  Pero esta significación se queda algo corta.

La Iglesia enseña que los sacramentos son signos sensibles y palpables (agua la sentimos cuando nos moja en especial si esta fría o helada) que nos confiere la gracia (don o la vida de Dios en nuestra alma) instituidos por Jesucristo para nuestra salvación. 
Los sacramentos son signos visibles de una realidad invisible (y espiritual) en la cual es Dios quien actúa.  Nuestros hermanos cristianos de oriente (Iglesia Ortodoxa y Catolicos Orientes unidos a Roma) le llaman a los sacramentos, Mysterion.  Esta palabra del griego es donde tenemos la palabra en español misterio.  El misterio para los cristianos no es lo que la sociedad y mundo nos quieren hacer ver sobre el misterio como algo totalmente oculto y hasta se le implica con el ocultismo. 
Para el cristianismo es muy distinto el misterio es lo que Dios nos va revelando pero que no lo entendemos del todo (ej. Santísima Trinidad).
Ahora bien todos los sacramentos tienen cuatro elementos básicos que son: la materia (gesto palpable o gesto exterior como el gesto de la Señal de la Cruz cuando el sacerdote da la absolución en la Reconciliación), la forma (que son la palabra o el rito que pronuncia el celebrante), el ministro (quien administra el sacramento) y el (o la) sujeto (o sea quien recibe el sacramento).
- Materia: El dolor de corazón o contrición, los pecados dichos al confesor de manera sincera e íntegra y el cumplimiento de la penitencia o satisfacción. Los pecados graves hay obligación de confesarlos todos.
- Forma: las palabras que pronuncia el sacerdote después de escuchar los pecados - y de haber emitido un juicio - cuando da la absolución: “Yo te absuelvo de tus pecados, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo”.
- Ministro(s): Presbítero (sacerdote) autorizado y/o facultado por el ordinario del lugar (obispo) para perdonar los pecados; el Obispo.
- Sujeto: Toda persona bautizada que, habiendo cometido algún pecado grave o venial, acuda a confesarse con las debidas disposiciones, y no tenga ningún impedimento (ej. Excomunión – dictada por parte del obispo o el papa)  para recibir la absolución.
¿Qué ensena la Iglesia para los hermanos(as) que están en tu mismo bote?
“El divorcio es una ofensa grave a la ley natural. Pretende romper el contrato, aceptado libremente por los esposos, de vivir juntos hasta la muerte. El divorcio atenta contra la Alianza de salvación de la cual el matrimonio sacramental es un signo. El hecho de contraer una nueva unión, aunque reconocida por la ley civil, aumenta la gravedad de la ruptura: el cónyuge casado de nuevo se halla entonces en situación de adulterio público y permanente: «No es lícito al varón, una vez separado de su esposa, tomar otra; ni a una mujer repudiada por su marido, ser tomada por otro como esposa» (San Basilio Magno, Moralia, regula 73)” (Catecismo de la Iglesia Católica {CIC} # 2384).

Yo no sé cuál es tu caso y no es mi intención juzgarla (para nada ni por nada de este mundo).  La Iglesia enseña que un casado(a) previamente por la Iglesia y se vuelve a casar (ej. por lo civil) NO puede recibir la Sagrada Comunión NI puede recibir la absolución de la Reconciliación.  Pero esto no significa que tienes (o tienen) que dejar de ir a la Santa Misa (para nada).
Con frecuencia personas o parejas que se han vuelto a casar sin un decreto de Nulidad (esto es lo que comúnmente llaman anualidad o anulación), quieren entrar en la Iglesia, o que siendo católicos en esas mismas condiciones, quieren recibir los Sacramentos de Penitencia o de la Eucaristía. Algunas veces, hasta les aconsejan, que ellos pueden juzgar esta situación, con sus propias conciencias, sin ir al Tribunal.  Esto es un gran error especialmente cuando sale de la boca de un sacerdote que se supone que sepa la doctrina de la Iglesia.
Mencionaba el Papa Juan Pablo II en el documento de la Reconciliación y de la Eucaristía, la Iglesia desea que estas parejas participen de la vida de la Iglesia hasta donde les sea posible (y esta participación en la Misa, adoración Eucarística, devociones y otros serán de gran ayuda espiritual para ellos) mientras trabajan para lograr la completa participación sacramental.   Es muy aconsejables usar a un director espiritual este te ira guiando para que logres armonizar tu matrimonio.
Veamos cual es la correlación entre los Sacramentos y la Iglesia.  Con los Sacramentos se forma la Iglesia, que es el Cuerpo de Cristo. Son los que nos encaminan a la salvación por medio de la acción del Espíritu Santo.  Con la Penitencia se les restaura la Gracia (Don de Dios), si la hubieran perdido con heridas mortales; o se purifican de la viscosidad (pecado venial), para que la vida espiritual penetre y circule libremente en nuestro ser tanto personal como comunitario.  Con el Matrimonio se santifica la unión conyugal y se forma la base para la familia que es la iglesia doméstica.  Algo que lamentablemente no se enseña en las clases pre-matrimoniales que el matrimonio es una vocación o sea un llamado que Dios nos hace.
El Orden Sacerdotal y la vida religiosa (hombres o mujeres) son vocaciones para vivir un estilo de vida en particular lo mismo sucede con el Matrimonio.  Entonces tenemos que el Matrimonio es un estilo de vida para vivir el mismo junto a otra persona para toda la vida.
Muchas veces se puede iniciar un proceso de nulidad pero no sabemos que causas se deben dar para una posible nulidad.  Para esto la mejor persona para aconsejarte es el sacerdote ya que ellos en el seminario estudian Derecho Canónico que es donde se contiene las leyes de la Iglesia.
La Reconciliación o Penitencia es el sacramento por el cual se nos perdonan los pecados cometidos después del bautismo.  Se le conoce también como sacramento… confesión, del perdón y muchos teólogos le llaman sacramento del amor porque nos hace re-encontrar el amor de Dios del cual nos habíamos alejado. 
El Sacramento de la Reconciliación tiene cinco pasos básicos para realizar este sacramento.
@ Examen de Conciencia – hemos de examinar nuestra conciencia (en el silencio preferiblemente) ante la presencia de Dios, sobre los pecados que hayamos cometidos.  O sea todos los pecados.
@ Arrepentimiento – Sentir verdadero dolor remordimiento en nuestra alma y nuestro ser sobre todos los pecados (pensamientos, palabras, obras y omisión) teniendo en cuenta que hemos ofendido a Dios y nuestro(s) hermano(s).
@ Propósito de enmienda (de no volver a pecar) – Si Dios es Todo Amor como hemos de seguir ofendiendo a quien es Amor Infinito.  Somos creados a imagen y semejanza de Dios como hemos de ofender a nuestros hermanos que son imagen y semejanza de Dios.
@ Decir los pecados al confesor – después de examinar la conciencia y hacer nuestro propósito de enmienda debemos decirle todos los pecados al confesor. La “vergüenza” y el “orgullo” son excusas que nos presenta el mismo demonio para no realizar el sacramento debidamente.
@ Recibir la absolución y cumplir la penitencia – luego unos consejos o sugerencias apropiadas por parte del sacerdote, este nos dará la absolución por el poder ministerial que le confiere la Iglesia. Hemos de cumplir la penitencia que nos imponga dicho confesor como un acto para reparar la ofensa que hayamos cometido.
Para más información de estos cinco pasos de este sacramento [has click] puedes ver en la página web del Vaticano donde tienen el Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) de los numerales 1450 al 1460 te una explicación más detallada.
Cuando yo voy a recibir el Sacramento de la Reconciliación si no he hecho los primeros tres pasos ante del cuarto paso (confesar todos los pecados) llego de 20 a 30 minutos antes de la cita con el sacerdote y si hay una capilla o el templo esta accesible me voy al templo.
Ahora bien basándome en este caso te voy a explicar porque no puedes recibir la absolución sacramental.  A la hora de hacer el examen de conciencia deber analizar y aceptar todos los pecados que estas reconociendo.   En el momento del arrepentimiento te debes arrepentir por todos los pecados.  Cuando haces el propósito de enmienda o sea el momento que te pesa de todo corazón haber ofendido a Dios (y a nuestros hermanos) debes hacerlo por todos los pecados cometidos.  Cuando llegas a donde el sacerdote para confesar tus pecados debes confesar todos los pecados mortales o graves (es recomendable confesar los pecados veniales o leves).  En el último paso, recibir la absolución y cumplir la penitencia (para la fórmula de absolución ver CIC # 1449) aunque el sacerdote te haya dicho la forma (las palabras) de la absolución sacramental si has omitido un pecado a sabiendas el sacramento queda invalidado.
Esto es lo que enseña la Iglesia.  Pero hay esperanzas y medios para arreglar la situaciones solo deben asesorarse con un sacerdote (que adoctrine de verdad como lo que enseña la Iglesia). 
Pero hay casos donde la pareja que están en tu misma situación porque desean de todo corazón recibir la Sagrada Comunión hacen una promesa de celibato y viven como hermanos sin tener relaciones sexuales.  Claro está esto es una decisión que se hace con discernimiento y en oración pidiéndole a Dios que les de las fuerzas (y que estén de acuerdo ambos).  Cuando esto ya se ha determinado el sacerdote con el consentimiento del obispo puede dar la absolución sacramental.
Algo de suma importancia recordar tú (y tú pareja) y las parejas que viven similar a ustedes NO ESTAN EXCOMULGADOS, y la Iglesia (todos los bautizados y que practican el catolicismo) les anima a que vayan a la Santa Misa y aunque no pueden comulgar (nadie, repito nadie tiene porque juzgarlos).  En el momento de la comunión pueden hacer la oración de la Comunión Espiritual [has click] y en algunas parroquia las personas que no van a comulgar (por la razón que sea) pasan a la fila de la comunión con los brazos cruzados en el pecho para que reciban una bendición (acá en los EEUU se suele practicar mucho).  Es muy recomendable que le pregunte a algunos de los sacerdotes de la parroquia donde vas para que te de información detallada.
Hay tres videos del “Programa: Cara a Cara” de EWTN en español cuyo moderador es el Sr. Alejandro Bermúdez sobre parejas que han vivido tu misma (o similar) situación y que están sirviendo a la Iglesia en apostolados.
Este último es sobre la nulidad y explica como las parejas pueden vivir como hermanos.
Espero de todo corazón haberte sacado de la duda.  Solidariamente ofrezco mis oraciones por ti y tu familia.
Tu hermano en Cristo y Maria Santísima…
Daniel Caliz
PD: Perdona si me alargue en la explicación pero es que considero sumamente importante que tenga la información adecuada y en especial que sepas lo que enseña la Iglesia. 
Publicar un comentario

María Siempre Virgen

El dogma de la Virginidad de María nos dice y enseña que María Santísima es (fue, es, y será) virgen antes, durante y después del pa...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.