Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

19 jun. 2015

Evangelio & Reflexión del día: ¿Cómo ahorrar para el Cielo?

Mateo 6, 19-23:
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “No acumulen ustedes tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho los destruyen, donde los ladrones perforan las paredes y se los roban. Más bien acumulen tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el moho los destruyen, ni hay ladrones que perforen las paredes y se los roben; porque donde está tu tesoro, ahí también está tu corazón.
Tus ojos son la luz de tu cuerpo; de manera que, si tus ojos están sanos, todo tu cuerpo tendrá luz. Pero si tus ojos están enfermos, todo tu cuerpo tendrá oscuridad. Y si lo que en ti debería ser luz, no es más que oscuridad, ¡qué negra no será tu propia oscuridad!”
Reflexión:
Hoy el Jesús en el Evangelio de San Mateo nos pone un reto.  Quizás el reto más importante que Cristo no haya podido dar.  Jesús nos dice hoy: “No acumulen ustedes tesoros en la tierra, donde la polilla y el moho los destruyen, donde los ladrones perforan las paredes y se los roban. Más bien acumulen tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el moho los destruyen, ni hay ladrones que perforen las paredes y se los roben; porque donde está tu tesoro, ahí también está tu corazón” (Mt. 6, 19-21).

Sería muy conveniente preguntarnos ¿Qué es el Cielo?  El Cielo es la Morada Eterna de Dios o como dicen los teólogos es la Jerusalén Celestial.  Pero como morada que es llegar a Cielo es llegar ante la Presencia Beatifica y Eterna del Dios Altísimo y Omnipotente.  Esto es algo que alcanzan muchos de los santos que experimentan el Cielo en esta vida porque llegan a alcanzar esa comunicación y unión con Dios de forma extraordinaria.
El Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) puede ayudar a seguir entendiendo lo que es el Cielo aunque no del todo ya que recordemos que al igual que Dios el Cielo es un misterio (= todo aquello que Dios nos revela pero que no lo entendemos del todo) de fe.  Veamos que nos dice esta joya para la educación de la fe.  “Esta vida perfecta con la Santísima Trinidad, esta comunión de vida y de amor con ella, con la Virgen María, los ángeles y todos los bienaventurados se llama ‘el cielo’.  El cielo es el fin último y la realización de las aspiraciones más profundas del hombre, el estado supremo y definitivo de dicha” (CIC # 1024).  “Vivir en el cielo es ‘estar con Cristo’ (cf. Jn 14, 3; Flp 1, 23; 1 Tés. 4, 17).   Los elegidos viven ‘en Él’, aún más, tienen allí, o mejor, encuentran allí su verdadera identidad, su propio nombre (cf. Ap. 2, 17) (CIC # 1225).
Con las Bienaventuranzas Cristo nos deja unos requisitos fundamentales para llegar formar parte del Reino de Dios y por ende alcanzar o llegar al Cielo. “Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino de los Cielos” (Mt. 5, 3).  Cuando leemos las leyes establecidas en el Libro del Éxodo podemos ver que en su profunda significación esto ya estaba determinado en el Pueblo de Israel (ver Ex. 22, 20-24). 
La generosidad, el desprendimiento y el socorrer a los necesitados y marginados son virtudes que nos llevan a cumplir con la caridad o el amor hecho acción hacia el prójimo.  Sin duda alguna esto nos va acercando más y más al Cielo.
“Bienaventurados los limpios de corazón porque ellos verán a Dios” (Mt. 5, 8).  Dice un refrán que “el polvo se llena de polvo”.  ¿Qué quiere decir esto?  Primero que nacimos con una condición pecadora que se suele llamar “pecado original”.  Cuando nos exponemos a la tentación y al pecado seguramente vamos a caer.  Entonces es por eso que la pureza, el decoro, el candor y la integridad son virtudes que debemos pedirle al Espíritu Santo para mantener nuestro corazón limpio ya que la limpieza de corazón, nos atrae,  con mayor frecuencia a Dios.
En general la vida de virtudes como hábitos operativos que los llevamos a cabo en nuestra vida junto con la oración diaria y la vida sacramental nos mueve en dirección a la vida en el Espíritu o vida de santidad.  Todo esto nos va encaminando cada vez más al Cielo.  Pero debemos recordar estas prácticas deben tener un sentido de compromiso íntegro y perseverancia.
Pídanosle a Dios y a su Santo Espíritu que todo en nuestra vida sea motivo de encauzarnos al Cielo y cuando nos desviemos pidamos constricción perfecta y el arrepentimiento para que por medio del Sacramento del Amor (Sacramento de la Reconciliación) volvamos a la ruta que nos lleva al Cielo.
Recordemos que nuestra vida cristiana debe ser todo un ahorrar para el Cielo.

¡María Santísima tu que llegaste al Cielo como un Sagrario Cristalino e Inmaculado ruega e antecede siempre por la Iglesia peregrinante que quiere llegar un día ante la presencia del Dios Uno Trino en Amor, Santidad y Misericordia! 
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.