Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

7 jul. 2015

Palabra de Dios y Reflexión del Día: “Nuestra batalla campal contra Dios”.

Usualmente las reflexiones diarias de la liturgia las suelo hacer basándome en el Evangelio que nos propone la liturgia para cada día durante la semana.  Hoy creo muy conveniente reflexionar en la primera lectura de este Martes de la XIV semana del Tiempo ordinario de nuestro calendario litúrgico.

¿Cuántas veces, como Jacob hemos tenido este tipo de batallas contra Dios?  Quizás no físicas pero sin duda alguna espiritualmente sí que las hemos tenido en algún momento de nuestra historia las hemos tenido.
Hoy la Palabra de Dios nos presenta esta lucha o batalla que tuvo Jacob con Dios (o con el ángel de Dios).  Para poder entender esta Palabra de Dios veamos cuál es su contexto de las creencias de la época y el contexto histórico.  Éste era que se creía que en cada rio había un ángel que lo protegía.   En el inicio del capítulo 32 del Génesis leemos que Jacob estaba de regreso a su tierra.  Este seguramente estaba consciente de que el reencuentro con su hermano Esaú será muy riesgoso y hasta peligroso.  Y es en ese contexto que se sitúa la lucha de Jacob con Dios.
Después de estar luchando toda la noche el ángel del Señor le cambia el nombre de Jacob a Israel.  El cambio de nombre en la Biblia es bien común.  Este (cambio de nombre) implica la función dentro de la historia de la Salvación que va a tener (y tiene) dicha figura Biblica.  Por ejemplo Dios le cambia el nombre a Abram (= padre exaltado) para ser Abraham (= padre de muchos).   Igualmente Dios le cambia el nombre a Saraí por Sara, (= princesa). 
En Nuevo Testamento Jesucristo le cambia el nombre a Simón Bar Jona (hijo de Juan), Simón pasa a ser Pedro (Kefas = piedra).  Aquí Jesús les está dando a sus primeros discípulos que con Pedro (como cabeza visible y Pastor entre los pastores [= papa]) los Apóstoles; Él edificó su Iglesia la cual germinó y cimentó en el “vientre o lo más íntimo del Ministerio o la Vida Pública de Jesús” (ver Mt. 16, 16-20; Jn. 1, 42).
Sea cual sea la batalla que llevemos contra Dios recordemos algo que contrario a Jacob sin duda alguna será Dios quien gane.  Ya sea que nos rindamos y hagamos lo que Él nos pidió, gano Dios.  Ya sea que nos resistamos y no queramos ceder a nuestra manera de pensar y actuar a la larga ganará Dios.
Como sucedió con Jacob este tipo de lucha contra Dios debe entrar la oración.   “No te soltaré hasta que me bendigas. El otro le preguntó: ‘¿Cómo te llamas?’  Él le dijo: ‘Jacob’. El otro prosiguió: ‘En adelante ya no te llamarás Jacob sino Israel, porque has luchado con Dios y con los hombres y has salido victorioso’. Jacob le dijo: ‘Dime cómo te llamas’. El otro le respondió: ‘¿Por qué me preguntas mi nombre?’ Y ahí mismo bendijo a Jacob” (Gn. 32, 27-30).  En mi caso cuando estoy en ese tipo de contienda con el Señor yo suelo decirle a Él a manera de oración: “Señor ayúdame porque sin ti nada puedo”.
Recordemos todas las veces que hemos luchado contra Dios, quizás no en forma física pero si de manera espiritual la cual podría ser más intensa que luchar físicamente.  Cuantas veces nos hemos resistido por medio de una “batalla campal espiritual” ya sea de una vocación (ej. sacerdocio, vida consagrada, matrimonio, soltería o hasta alguna profesión, etc.) a la cual nos llama el mismo Dios.
Pueden ser muchas las batallas contra Dios o contra nuestra vida espiritual pero recordemos que Dios, de una forma u otra siempre saldrá ganando.  Y si Dios gana también ganamos nosotros.
Los santos no llegaron a ser santos porque lo fueran desde que nacieron sino más bien porque lucharon sus batallas perseverantemente.  Como dice San Pablo y espero un día también yo poder decir: “He combatido el buen combate, he terminado mi carrera, he guardado lo que me confiaron.  Sólo me queda recibir la corona de toda vida santa con la que me premiará aquel día el Señor, juez justo; y conmigo la recibirán todos los que anhelaron su venida gloriosa” (2Tim. 4, 7-8).

¡Que San Pablo interceda con cada uno de nosotros, para que sepamos luchar en perseverancia la buena batalla, para crecer en el amor cuya fuente es el mismo Dios!
Publicar un comentario

María Siempre Virgen

El dogma de la Virginidad de María nos dice y enseña que María Santísima es (fue, es, y será) virgen antes, durante y después del pa...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.