Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

28 ago. 2015

¡Dios no vive de apariencias! Domingo XXII Tiempo Ordinario – Ciclo B

Deuteronomio 4, 1-2. 6-8: No añadirán nada a lo que les mando... Cumplan los mandamientos del Señor.
Salmo Responsorial 14: R/. ¿Quién será grato a tus ojos, Señor?
Santiago 1, 17-18. 21-22. 27: Pongan en práctica la palabra.
Marcos 7, 1-8. 14-15. 21-23: Dejan a un lado el mandamiento de Dios para aferrarse a las tradiciones de los hombres.
Los seres humanos solemos caer con muchísima frecuencia en la gran tentación de la apariencia.  Por otro lado hay que reconocer y distinguir que Dios no vive de apariencias. 

Veamos que es aparentar. Aparentar es querer vivir de formas o condiciones que en realidad no nos son posibles adquirir o tener por distintas razones. El aparentar podría ser por razones económicas, por razones de intelecto, psíquicas, mentales, anímicas pero más lamentable es cuando esto sucede por razones espirituales. Aunque todas estas razones antes mencionadas nos pueden conducir o desembocar a la razón espiritual.
Como podríamos deducir el antónimo (lo contrario a) más palpable de esta palabra “apariencia” es la palabra “realidad”. Es de suma importancia tener claro que hay distintos tipos de realidades. En los seres humanos hay realidades corporales (estas se pueden subdividir en otros tipos de realidades) pero también hay realidades espirituales que por distintas razones solemos descuidar y hasta olvidar. La realidad que mejor distingue a Dios es el Amor ya que Dios es Amor (ver 1Jn. 4, 7-21).  Teniendo esto en cuenta no nos ha de resultar difícil el comprender que el primer mandamiento que Dios nos pide es: “Amar a Dios sobre todas las cosas”.
Este primer mandamiento y todos los mandamientos deben nacer desde lo más íntimo del corazón y de nuestro ser. Por eso Jesús en el evangelio de este domingo nos dirá que lo que hace impuro las cosas no es lo que entra por nuestra boca (por ejemplo, lo que comemos) sino más bien las aptitudes negativas que salen muchas veces por lo que expresa nuestra boca porque nuestro corazón frio y congelado (muchas veces más que un tempano de hielo) en su plena libertad y voluntad así lo ha querido realizar (ver Mc. 7, 14-15). 
¿Qué nos contamina ya sea en lo humano o en lo espiritual?  Las malas y negativas aptitudes (= capacidades, talentos, habilidades); o sea que nos daña y nos contamina la incompetencia, la ignorancia y el desconocimiento.  También nos contaminan y nos dañan las malas actitudes (=  cualidades, conductas, y procederes) o sea la indeterminación, la inmoralidad y la destrucción.  Muchas veces estas aptitudes y actitudes nos las vemos como si fueran ni buenas ni malas y precisamente eso es lo que quiere el enemigo “el padre de la maldad” que no las distingamos como en la realidad son, o son buenas o son malas.    
Por eso en aptitud y en actitud de oración siempre nuestra vida cristiana debe estar en continuo examen de conciencia.  Pero nuestra conciencia debe estar bien formada en lo que la Iglesia nos enseña en su moral (estudio del bien el mal) y la moralidad de nuestras acciones (lo que determina que una acción es buena o es mala).  Hoy en día el Catecismo de la Iglesia Católica (enlace del Índice General del CIC de la página web del Vaticano… has “click”) es quizás el mejor recurso para aprender sobre la moral y la moralidad cristiana e igualmente para toda la formación de nuestra fe cristiana en general.
Volvamos nuevamente al evangelio de este domingo.  Quisiera reflexionar sobre aquellas cosas que Jesús enfatiza que deterioran nuestra vida espiritual y nuestra relación con Dios y con los hermanos.  Nos dice el Señor: “del corazón del hombre salen las intenciones malas, las fornicaciones, los robos, los homicidios, los adulterios, las codicias, las injusticias, los fraudes, el desenfreno, las envidias, la difamación, el orgullo y la frivolidad.  Todas estas maldades salen de dentro y manchan al hombre” (Mc. 7, 21-23).
Sé que podríamos decir: “pero yo no hago esas cosas” y es esta la aptitud descuidada y relajada que el enemigo quiere que tengamos.  Como muy bien dice mi viejita querida: “un bandido o un malhechor no nace de la noche a la mañana” primero van surgiendo pequeños descuidos y estos van creciendo hasta que hace mucho tiempo atrás dejaron de ser pequeños y descuidos para convertirse en enormes y escaladas maldades que nos dañan a todos de una forma u otra.
La purificaciones rituales del pueblo judío tenía una razón muy fundamental y estas eran (como sucede con los sacramentos) unos signos externos y palpables de una realidad invisible y mucho más grande y perfecta que los mismos gestos y actos de purificación.  El problema estribaba en que por distintas razones se desenfocó la razón de ser de estos actos de purificación y esta razón era descubrir la santidad de Dios.  Como consecuencia lógica se entendía que nada manchado podía estar ante la Presencia Real, Infinita y Eterna (Cielo) del Altísimo.   Kiddushin o sea santidad (o santificar) en hebreo y como he mencionado otras veces tiene una doble significación primero (literalmente) sacar aparte y la segunda es la de los esponsales o compromiso matrimonial (para el pueblo judío esto era parte fundamental y de  vital trascendencia del matrimonio [ver Mt. 1, 18-25]) más aun esta era considerada parte del matrimonio.  Lamentablemente (y esta es mi opinión muy personal) hoy en día no se toma en serio el compromiso matrimonial y más aun no se considera parte del matrimonio.
Lo mismo que sucedía en tiempo de Jesús con los rituales de purificación (y otras costumbres judías) el perder el sentido y enfoque real puede suceder y lamentablemente sucede con los Sacramentos en la Iglesia.  Como nos enseña la Iglesia los Sacramentos son signos sensibles y palpables que nos llevan a una realidad invisible e infinita cuya principal función es llevarnos a la salvación. 
Por eso más importante que el ritualismo lo es la disposición del corazón.  Y es esta disposición del corazón la que me lleva a reconocer mi condición de pecador y querer salir de ella (Sacramento de la Reconciliación).  Después de eso mi corazón ya con unos deseos casi infinitos quiere y necesita alimentarse con el Pan de Vida Eterna [leer capítulo 6 del Evangelio de San Juan] (Sacramento de la Eucaristía).
Cuando mi cuerpo se enferma, como enseña la Carta de Santiago (ver Sant. 5, 14-15) le pido a un presbítero de mi comunidad eclesial o donde yo esté que me administre el otro sacramento de sanación (Sacramento de la Unción de los Enfermos).
La Iglesia se anima y se fortalece así misma con los sacramentos al servicio de la comunidad (Sacramentos del Orden Sacerdotal [con sus tres grados: diaconado {transitorio o permanente}; presbiterado {a los que comúnmente le llamamos sacerdotes}; y episcopado {o sea obispos}] y del Matrimonio) ya que ambos son sacramentos de vocación o llamado divino. 
No importa cuál sea el sacramento nuestro corazón debe estar en primera fila y dispuesto a recibir la gracia de Dios, pero sobretodo dispuesto a recibir el Amor de Dios.
Si nuestra vida necesita purificación o sea de ritos externos pero sin que pierdan su real razón de ser y es el llevarnos a Dios y a su salvación que hemos de recibir por medio de Cristo Jesús.
¡Espíritu Santo guía a la Iglesia para que sea administradora fiel de esos Momentos Sagrados (Sacramentos) que el mismo Jesucristo en su Infinito Amor le dejó a la Iglesia, que El mismo fundó!   Guía a todo el Pueblo de Dios para que siempre sepa reconocer en los sacramentos esos signos externos de esa Realidad Interna e Infinita la cual es Eterna y nos quieren dar la Vida Eterna para que estemos en Adoración Absoluta y Perpetua frente al Altísimo Dios quien es Amor Puro e Infinito.  ¡Que así sea!


Te presento algunas áreas y secciones del CIC que podrías utilizar para la formación permanente:
La Ley y la Gracia (CIC # 1950 al 1986)
La Moralidad de los Actos Humanos (CIC # 1749 al 1761)
La Conciencia Moral (CIC # 1776 al 1802)
Espero que les sea de gran utilidad…
DBA… O:)
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.