Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

10 oct. 2015

Sínodo de la Familia según la mentalidad de Francisco

Este pasado domingo (Octubre 4, 2015) el Papa Francisco celebrando la Sagrada Eucaristía en la Basílica de San Pedro dio inicio a la XIV Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos a celebrarse desde el 4 al 25  de octubre de este año 2015.

El lema para la misma será: “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. Ya este lema de por si nos debe mover a la reflexión de forma nos vaya motivando a la evangelización y la acción pastoral para, y, con las familias.  
Los Padres Sinodales con la ayuda de presbíteros, laicos peritos y expertos en áreas del saber que competen a la familia van a estar reflexionando sobre la pastoral de las familias.  Además hay invitados de otras denominaciones o tradiciones cristianas que estarán participando de una forma u otra en este sínodo de las familias.
El Santo Padre en su homilía de la Santa Eucaristía que celebro como apertura del sínodo hablo de tres puntos en los cuales quisiera reflexionar.  Dichos puntos son el drama de la soledad, el amor entre el hombre y la mujer, y la familia.
Muchas veces hemos escuchado decir que la soledad (primer punto) mata.  Como militar que fui de los EEUU he visto y veo exmilitares que enferman mentalmente ya que por distintas circunstancias caen en la telaraña de la soledad.   Y digo telaraña porque yo suelo comparar la soledad con una telaraña. 
Si hemos observado cuando cualquier insecto cae en una telaraña nos daremos cuenta que a estos se le hacen casi imposible salir de la telaraña. Algo similar sucede con los seres humanos cuando caemos en las redes de la soledad. Para salir de esta por nuestra propia cuenta se nos hace casi imposible de lograr. La soledad en estos casos cae en peligro de depresión.  Está en mi humilde opinión es una de las consecuencias más peligrosas de la soledad. 
Es por eso que necesitamos toda la ayuda que sea posible ya sea de la familia, de la comunidad eclesial o sea la familia eclesial (ya sea parroquial, diocesana y universal) en especial de los sacerdotes.  Además en los casos más fuertes o extremos (como lo suele ser la depresión) veremos que hay que recurrir a la ayuda profesional, como psicólogo, psiquiatra, u otros profesionales de la salud.  Claro está, el uso de profesionales de la salud debe estar guiado por una moral y ética cristiana que le sirva de faro en el camino de la vida.
En mi caso personal algo que me ayuda a superar obstáculos (que me llevan a la soledad) es estar recordándome constantemente que hay otros (familia, amistades, miembros de la comunidad eclesial, etc.) que necesitan de mí y que no me puedo darme el lujo de quedarme estancado en el hoyo.  
Además suelo recordarme que tengo ayuda y apoyo espiritual y que están siempre disponibles cuando los necesite.  Sin olvidar que Dios puede curar y sanar cualquier lepra espiritual que ocasione en mi la soledad y que siempre debo recurrir a la oración.  
El segundo punto que el Papa Francisco nos habla en su homilía (del Domingo XXVII del Tiempo Ordinario del Ciclo B) era el amor entre el hombre y la mujer”.  Este tópico de por si se podrían y se han escritos montones de libros sobre el mismo.  Simplemente me limitare a realizar algunas observaciones que en casi 15 años de matrimonio con altas y bajas mi esposa y este servidor (en Cristo Jesús) hemos podido vivir sobre nuestro amor.   Hay una expresión que utilizaban en un programa de comedia de Venezuela que decía: “el matrimonio es como el demonio”.  Yo le suelo decir las parejas que le doy retiro o algún taller de formación que dicha expresión es una verdad a media o sea una falacia.  Ya que el matrimonio es como el demonio cuando no se tiene a Cristo.
En algunos retiros matrimoniales se enseña que tanto la mujer como el hombre poseen lo que llaman “cordones umbilicales”.   Aquí no estamos hablando corporalmente claro esta sino más bien en el ámbito emocional.   ¿Qué implica o que significa aquí tener cordones umbilicales?  Muchas veces hacemos cosas tales como gestos, expresiones, que aunque no sabemos porque lo hacemos los realizamos ya que lo aprendimos de algunos de nuestros padres (o de ambos). 
Voy a poner un ejemplo, yo tengo la costumbre de antes de ponerme un pantalón (o cualquier otra prenda de vestir) sacudo dicha prenda de vestir fuerte.  Yo no tenía idea (antes de un retiro matrimonial que mi esposa y yo hicimos antes de casarnos) porque hacia eso.   Hasta que en una ocasión hablando con mi madre le comente y ella sonriendo me dijo que yo lo aprendí de mi padre ya que él hace eso también.  Posiblemente él lo aprendió de su padre (mi abuelo).
Hay ciertos cordones umbilicales que los llevamos o arrastramos al matrimonio que por distintas razones no son muy saludables para la relación matrimonial (y de familia) tanto en lo humano como en lo emocional.  El problema se suele acrecentar cuando esos cordones umbilicales  o costumbres negativas las seguimos manteniendo años tras años y hasta décadas.  Esto aunque parezca una tontería o simpleza puede deteriorar la relación matrimonial y familiar muchas veces sin que nos demos cuenta.
Cuando hablamos del amor en la pareja (hombre-mujer) hay que tener ciertos términos o vocablos muy claros.  Yo le suelo decir en mis clases de catequesis (generalmente de adultos) que para aprender un nuevo idioma debemos ir adquiriendo una gran porción de vocabulario.  Similarmente cuando estamos estudiando una profesión nueva debemos adquirir un vocabulario propio de la profesión que estemos estudiando. 
Lo mismo sucede cuando queremos aprender la fe cristiana bebemos adquirir un vocabulario propio a la fe católica (al menos para comenzar).   Recordemos que los inicios del cristianismo los idiomas que predominaban eran el arameo (o hebreo), el griego koiné (o sea griego del pueblo) y después del tercer y cuarto siglo d.C. el latín. 
La palabra amor en tiene dos palabras arameas (antiguo arameo) que lo define.  Los siguientes son  RKhMA y KhUBA. Estas debemos entenderlas desde sus respectivos contextos. El vocablo arameo RKhMA es usada asumiendo en contexto de amistad. Mientras que el vocablo arameo KhUBA expresa su contexto en la relación afectiva. Como consecuencia lógica hay que establecer que ambos contextos de estas definiciones de amor en arameo son sumamente necesarios para el amor de la pareja, como nos enseña la Iglesia, un hombre y una mujer.
El vocablo hebreo rajem por algunos autores es definido también como amor pero este es un amor que va encaminado por la misericordia. Por eso hay quienes definen rajem como misericordia.  
El vocablo ahavah o ahavá  se traduce literalmente como amor.   La palabra amor en griego traducimos agápē.  El ágape se refiere al amor incondicional o sea al amor que lo entrega todo de forma oblativa o incondicionalmente sin esperar nada a cambio.   Jesús y la Sagrada Familia son los modelos perfectos por excelencia del ágape.  
La palabra hebrea tzedaká se traduce como caridad o sea el amor hecho acción. La raíz del vocablo hebreo tzedaká está íntimamente relacionado a los términos justicia o rectitud  los cuales en hebreo son traducidos como tzedek. Por eso cuando obramos en caridad fraterna (lo cual no es solamente dar limosnas) estamos obrando en justicia y rectitud.  La palabra caridad en griego se traduce también como agápē ya que la caridad es el amor hecho acción u obras.
El tercer punto que Francisco expuso en su homilía fue la familia.  En palabra del Santo Padre debo expresar que la familia no solo es la Iglesia Domestica sino también es la base de la sociedad y del mundo.   Son muchos los retos por los cuales se enfrenta la familia hoy en día.
“Uno de los grandes desafíos de los últimos tiempos, es el intento, en sociedades secularizadas, de cambiar las leyes que, durante siglos, incluso milenios, han reconocido el plan de Dios para el matrimonio y la familia como se presenta en el orden de la Creación, y que constituye un patrimonio común para toda la humanidad gobernada por la ley natural” (Cardenal William J. Levada [Prefecto Emérito de la Congregación para la Doctrina de la Fe], “La Familia en el Catecismo de la Iglesia Católica; Congreso Teológico-pastoral internacional sobre la familia” Valencia, España; Viernes 7 de julio de 2006).
Nos debemos preguntar: ¿Cómo se ven afectadas nuestras parroquias y nuestras comunidades eclesiales ante esta gran propaganda de la secularización ya sea por la sociedad en especial por los medios de comunicaciones seculares?  Antes de contestar esta pregunta sería muy conveniente saber que es la secularización. 
La secularización debe preocupar a todos los cristianos ya que pretende descristianizar todos los entornos del ser humano en especial a la familia.  Sus exponentes (científicos, políticos, y miembros de otras áreas del saber humano pero especialmente los medios de comunicaciones seculares) ponen en duda las creencias, critican las prácticas sacramentales y quieren hacer perder en las personas el sentido religioso y los valores éticos y morales cristianos.
Además de la secularización un reto que tememos las familias cristianas es el ser sal y luz (ver Mt. 5, 13-16) en la sociedad y en este mundo.  Esto solo puede ser posible con buen testimonio de vida cristiana en todos (y todos significa todos) los ámbitos de la vida familiar. 
En las pláticas de formación pre-bautismal suelo insistir esto mucho a los padres y padrinos.  Los padres y padrinos estamos llamados a ser los primeros catequistas de nuestros hijos pero esto lo debemos llevar a cabo con buen ejemplo de vida cristiana que le sepamos dar a nuestros hijos y/o ahijados.  La catequesis sin testimonio de vida por parte del catequista se convierte una mera clase de religión.  En este sentido podemos decir que la catequesis (todo tipo de catequesis o formación permanente de los laicos) comienza con el testimonio de vida cristiana.

Las diócesis, las parroquias, y toda comunidad eclesial tiene el gran reto de establecer (o reforzar) una catequesis familiar.  Por mi experiencia en mis funciones pastorales en esto fallamos muchas parroquias.   Y cuando digo parroquias no hablo solamente de los párrocos y sacerdotes y los líderes laicos “más cercanos” sino también hablo de toda la comunidad eclesial.  Todos los miembros de la comunidad estamos llamados y comprometidos por nuestra misión bautismal (triple misión de Cristo de ser: sacerdotes [sacerdocio común de los fieles], reyes y profetas) de velar y poner lo mejor de nosotros (dones y talentos) al servicio de la evangelización, catequesis y formación cristiana de la comunidad.
Este sínodo NO tiene la finalidad de cambiar la doctrina de la Iglesia como ya ha establecido el Papa Francisco en varias ocasiones.  Si tiene la finalidad de analizar y reflexionar en los problemas que afectan a las familias desde su más íntimo núcleo que es la fe y la moral cristiana.  Los obispos (algunos escogidos según sus respectivas conferencias episcopales y según la propia discreción del Santo Padre (que puede invitar a los obispos que el crea necesarios), además familias que son invitadas como auditores y peritos o expertos (los cuales podrían ser sacerdotes, religiosos{as} o laicos) estarán por tres semanas reflexionado y buscando las mejores alternativas según les inspire el Espíritu Santo.
En estas semanas que está transcurriendo esté Sínodo XIV Ordinario de los Obispos el reto mayor y la vez deber que tenemos los cristianos y todas las familias es orar por el Santo Padre y por los Obispos del mundo y todos sus participantes.  Para que el Espíritu Santo guie al Magisterio de la Iglesia con el mismo ardor que lo hizo con los Apóstoles y las primeras generaciones de la Iglesia para que las familias cristianas sean sal y luz de la tierra porque Jesús el Señor que está siempre presente en la Iglesia es la Sal y la Luz que la cual se nutre la Familia Domestica y la Iglesia Católica que es esa gran Familia Universal que sirve como faro siempre encendido ante el profundo océano de la sociedad y de este mundo.

¡María Santísima Madre de Dios y de la Iglesia te encomiendo al Santo Padre y los Obispos y participantes de este Sínodo de la Familias para que orando e intercediendo por ellos puedan obtener los necesarios beneficios y gracias para el bien común de toda la Iglesia!  Amén, Amén y Amén por el Dios que es Uno y Trino.    
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.