Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

12 nov. 2015

¡El sacramento de Abraham!

Cuando hablo del sacramento de Abraham no me refiero al sentido estricto de la definición de sacramento del católico.  Pero si me refiero a sacramento como signo sensible y visible o sea signo externo de una realidad interna o espiritual que trasciende y que es más grande que el signo externo.
Mi muy apreciad@ herman@ hoy quisiera reflexionar en algo que escuche en la internet y que me hizo meditar mucho.  Hace unos días estaba escuchando predicar a un laico y este decía que el pacto y la circuncisión (en especial este último) fue el sacramento[1] para Abraham.  Claro está cuando hablo del sacramento de Abraham no me refiero al sentido estricto de la definición de sacramento del católico.  Pero si me refiero a sacramento como signo sensible y visible o sea signo externo de una realidad interna o espiritual que trasciende y que es más grande que el signo externo.
El capítulo 17 del Libro del Génesis nos presenta dos situaciones que cambiaron tanto la vida de Abraham como el resto de la humanidad. 

Primero Dios le cambia el nombre de Abram a Abraham.  El nombre Abram significa “padre exaltado” (o padre venerado) mientras que Abraham significa “padre de multitudes”.  Hay que tener muy claro que es Dios quien cambia el nombre.  Pero esto no es un mero cambio de nombre.  En nuevo nombre se da para enfatizar la misión o la función que dicho personaje bíblico ha de realizar.  Igualmente aquí Dios cambia el nombre de Saray a Sara[2].
En esta misma temática surgen otros cambios de nombres que Dios de una forma u otra fue realizando.  Entre ellos están los casos de Jacob a Israel (ver Gn. 35, 10); de Salomón a Yedidias[3]; de Santiago[4] y Juan el Evangelista a Boanerges; de Simón Bar-Jona a Cefas o Pedro[5]; de José a Bernabé[6]; de Saulo a Pablo[7].
En segundo lugar, en este capítulo 17 del Libro del Génesis nos presenta tenemos la Alianza que Dios hizo con Abraham.  También nos daremos cuenta que esta alianza quedara sellada por medio de un sacramento o signo externo.  Veamos cuál es ese signo externo. “Esta es mi alianza contigo y con tu raza después de ti, que ustedes deberán guardar: todo varón entre ustedes será circuncidado. Ustedes cortarán el prepucio y ésta será la señal de la alianza entre yo y ustedes. En adelante y para siempre, todo varón entre ustedes deberá ser circuncidado a los ocho días después de su nacimiento, tanto el nacido en tu casa, como el extranjero que haya sido comprado como esclavo. Sea que hayan nacido en tu casa, o hayan sido comprados como esclavos, deberán ser circuncidados”[8].
Aquí hay varios elementos que sería muy convenientes abundar un poco.  Cuando leemos la Palabra de Dios es muy importante para entenderla hacerlo desde el pacto o la alianza.  Por eso es que le llamamos Antiguo o Nuevo Testamento.  Además de esto el Antiguo Testamento va encaminado hacia la promesa de salvación y redención por medio de Jesucristo.  Como ya he mencionado antes la revelación en el Antiguo Testamento es progresiva.  La Iglesia nos ensena que Cristo Jesús es el culmen y la fuente de la Revelación.   “La verdad íntima acerca de Dios y acerca de la salvación humana se nos manifiesta por la revelación en Cristo, que es a un tiempo mediador y plenitud de toda la revelación”[9].
Como podemos visualizar en toda la Palabra de Dios (Antiguo & Nuevo Testamentos) Dios no obra como un tirano.  Por el contrario vamos a ver que El respeta la libertad.  Cuando Dios hace esta alianza con Abraham y sus descendientes vemos que este no obliga a nadie.  Entonces para identificar a aquellos varones que quieran ser parte de esta alianza serán sellados por medio de la circuncisión.
Es muy conveniente preguntar ¿Dónde está el sentido de pacto o alianza en la circuncisión?  Cuando se realiza una circuncisión hay derramamiento de sangre y es con la sangre que Dios sella la Alianza con Abraham y con los hijos de Israel. Por eso anterior a este evento en el capítulo 15 del Génesis cuando Dios estableció el pacto con Abram y este realizo el sacrificio de animales y estos fueron partidos por la mitad para derramar la sangre[10].     Estos vienen a ser en cierto sentido una prefiguración del derramamiento de sangre de Cristo Jesús como el Cordero sin mancha inmolado en su pasión y muerte en la cruz.
Además nos debemos preguntar ¿Por qué Dios sella el pacto con la circuncisión en los varones?  Primero hay que dejar muy claro que las mujeres no eran parte del pacto.  Los hombres y las mujeres[11] tienen muchas partes del cuerpo en común (ojos, brazos, piernas, pies, etc.) pero el área genital entre en hombre y la mujer (gracias a Dios) son distintos y únicos en su clase para ambos.  Entonces para identificar quieres eran parte de esta alianza se realizaban y se siguen realizando en los que practican el judaísmo.  Al octavo día de nacer el niño era circuncidado.
La Iglesia en sus enseñanzas nos recalca la relación que hay entre la circuncisión y el Bautismo.  “La Circuncisión de Jesús, al octavo día de su nacimiento (cf. Lc 2, 21) es señal de su inserción en la descendencia de Abraham, en el pueblo de la Alianza, de su sometimiento a la Ley (cf. Ga 4, 4) y de su consagración al culto de Israel en el que participará durante toda su vida. Este signo prefigura ‘la circuncisión en Cristo’ que es el Bautismo (Col 2, 11-13)”[12]
“En Cristo recibieron una circuncisión no humana, no quirúrgica, que los despojó enteramente del cuerpo carnal.  Esta ‘circuncisión de Cristo’ es el bautismo, en el cual fueron sepultados con Cristo. Y en él fueron luego resucitados por haber creído en el poder de Dios que lo resucitó de entre los muertos.  Ustedes estaban muertos por sus pecados y su misma persona no estaba circuncidada, pero Dios los hizo revivir junto a Cristo: ¡nos perdonó todas nuestras culpas!”[13]
Mencione previamente que las mujeres estaban excluidas del pacto o alianza que Dios hizo con Abraham.  Tenemos que Jesús es quien le restituye la dignidad a la mujer en este sentido.  Su sangre fue derramada para todos por igual.
Jesús discutiendo con los fariseos nos dice que Él es más grande que Abraham[14].  Este texto joánico en el cual Jesús discute con los judíos les dice que su Palabra es verdad y esta verdad nos hace libres.  Jesús les recriminaba a los judíos que actuaban todo lo contrario a Abraham.
Hoy hice una pregunta en uno de los grupos de Facebook al cual este servidor pertenece.  Quisiera compartir esta pregunta y mi contestación sobre la misma.
¿Quién de las tres divinas personas (Padre, Hijo [Verbo] & Espíritu Santo) habló  con Abram (o sea antes de que él fuera Abraham)?
Quien habló con Abram fue el Verbo.  Hay que aclarar que cuando digo el Verbo no me refiero a Jesús ya que faltaban miles de años para que el Verbo se encarnara.  “Todo fue creado por medio de él y para él”[15]
Viendo el contexto nos dice Pablo: “Él es la imagen del Dios invisible, y es el Primogénito de toda la creación, porque en él fueron creadas todas las cosas en el cielo y en la tierra,  el universo visible y el invisible, Tronos, Gobiernos, Autoridades, Poderes... Todo fue creado por medio de él y para él”[16].
Otro texto que va en esta misma línea: “En el principio era el Verbo (la Palabra), y el Verbo estaba ante Dios, y el Verbo era Dios.  Él estaba ante Dios en el principio.  Por él se hizo todo, y nada llegó a ser sin él.  Lo que fue hecho tenía vida en él, y para los hombres la vida era luz”[17].
“En el principio, cuando Dios creó los cielos y la tierra, todo era confusión y no había nada en la tierra. Las tinieblas cubrían los abismos mientras el espíritu de Dios aleteaba sobre la superficie de las aguas”[18].  Previamente dije (cuando alguien contesto que fue el Espíritu Santo) “Si y No; no fue el Espíritu Santo”.   No porque la obra creadora es del Verbo.  Ya que la creación se realizó por medio de la Palabra (hágase y para el ser humano, se dijo hagamos).  Pero digo “Si” porque las Personas de la Santísima Trinidad (en este caso el Padre & el Hijo [Verbo]) no pueden hacer nada sin la introversión del Espíritu Santo.  Ya que la Trinidad Santa siendo “trío” siempre actúa y obra como un solo Dios.
Pero más importante aún todo esto es parte del misterio[19] de Dios de ser Tres Personas Divinas & Un solo Dios.  Los misterios no son tanto para entenderlos sino más bien para creerlos.
Dios llamo a Abraham y este respondió con una fe activa y viva.  Gracias a esta llamada de Abraham tenemos nuestra fe cristiana.  O sea que tenemos la fe en Aquel que llamó a Abraham.  Este nos dejó la Iglesia como signo y sacramento de Jesucristo.  Nuestra fe como la de Abraham debe mantenerse viva y activa.  Esta fe que se nos da desde esa “circuncisión espiritual” o sea el Sacramento del Bautismo. 
La Iglesia siempre nos muestra esos modelos desde María la Madre del Señor y de la Iglesia y los santos que fueron discípulos auténticos de Cristo Jesús.  Pidamos que estos oren e intercedan ante el Verbo Encarnado para que con su Santo Espíritu nuestra fe siempre se mantenga viva y activa en el mismo Amor de Dios.
Concluyo con la expresión me solía decir mi abuelo.  “Habrán fácilmente muchos como Abram  pero como Abraham hay que luchar y ganárselo”.  



[1] La palabra sacramento viene del latín “sacramentum” que literalmente significa un momento sagrado.  Para los católicos el sacramento es un signo sensible y palpable (que podemos ver y/o sentir) que nos confiere la gracia (santificante y sacramental), instituidos por Cristo para la salvación del hombre.  Es un signo sagrado o en otras palabras es un signo externo de una realidad interna (espiritual) que es mucho más grande y trascendente que el mismo signo externo.
[2] Saray significa la que domina mientras Sara significa princesa (ver Gn. 17, 15).
[3] Yedidias significa “el Señor lo amó” (ver 2Sam. 12, 25).
[4] Santiago el Mayor y Juan el Evangelista son identificados como los hijos de Zebedeo (ver Mt. 4, 25).  Bar-Zebdi es la raíz hebrea de Zebedeo o sea Bar significa “hijo de” y Zebdi, que es Zebedeo en hebreo. En algunas ediciones de Biblias más antiguas el nombre de Santiago aparece como Jacobo. Jacobo en hebreo es Ya'akov mientras que en griego es Iákōbos, de este último es que tenemos Jacobo.   Santiago es una derivación de San Jacobo que en latín es Sancti IacobBoanerges significa “los hijos del trueno” (ver Mc. 3, 17).
[5] Cefas o Kephas en arameo significa roca. En arameo hay solo dos palabras para roca o piedra, respectivamente los significados son kephas o sea roca y evna que significa piedra.  En el griego koiné o del pueblo se escribieron la mayoría de los evangelios.  En griego es usada petras no hay diferenciación de roca pequeña o grande.  Muchos hermanos separados aseguran que Jesús es la “roca grande” y que Pedro es la “roca o piedra pequeña”  como verán no tiene sentido ni fundamento afirmar esto (ver Jn. 1, 42; Mt. 16, 18).
[6] Bernabé que quiere decir “el que conforta” (ver Hch. 4, 36).
[7] Ver Hch. 13, 9…
[8] Gn. 17, 10-13
[9] Constitución Dogmática Dei Verbum sobre la Divina Revelación (DV), Beato Pablo VI, # 2.
[10] Ver Gn. 15, 17-18.
[11] Según la tradición rabínica del judaísmo por causa de la caída de Eva las mujeres estaban excluidas del pacto o alianza que Dios hizo con Abraham y sus descendientes.
[12] Catecismo de la Iglesia Católica (CIC) # 527
[13] Col 2, 11-13
[14] Leer Jn. 8, 30-59
[15] Colosenses 1, 16
[16] Colosenses 1, 15-16
[17] Juan 1, 1-4
[18] Génesis 1, 1-2

[19] El misterio para el cristiano es aquello que Dios nos revela pero que no conocemos del todo.
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.