Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

1 feb. 2016

Consultas & Respuestas – Matrimonio de Isaac…

Consulta:
Quiero que me hable sobre el casamiento de Isaac, quiero una breve catequesis sobre el siervo que mensaje nos deja este capítulo del Génesis.

Respuesta:
Hermanita Y
Espero en Cristo Jesús que estés muy bien junto a tus familiares y seres queridos.  Agradezco que me hayas consultado sobre ese tema.
Antes de entrar en detalles de tu pregunta sería muy conveniente aclarar algunos puntos sobre la Palabra de Dios como entender esta y como interpretarla.  La primera regla de oro es que NADIE (y aquí nadie significa NADIE) puede interpretar la Palabra de Dios para su propio beneficio.   El Magisterio de la Iglesia (el Santo Padre y los Obispos en comunión con el Papa) son los que tienen la potestad y encomienda de parte de Jesucristo Nuestro Señor para interpretar con plena autoridad la Palabra de Dios.
Otra regla de oro es que no podemos interpretar la Palabra de Dios con mentalidad del siglo 21, ya que nos perderemos y desviaremos del verdadero sentido y significado que tiene la Palabra de Dios.  Siguiendo con las reglas de oro hay que indicar QUE LA BIBLIA NO ES UN LIBRO DE DATOS SINO MAS BIEN UN LIBRO (una colección de libros) DE REVELACIÓN.
¿Sabes qué diferencia hay entre un católico y un “hermano esperado” (a.k.a. hermano protestante) al momento de interpretar la Palabra de Dios?   Nuestros hermanos esperados suelen ser fundamentalistas o sea que suelen hacer una interpretación literal sin tener en cuenta los distintos contextos que se presenta en la lectura bíblica.
Por otro lado estamos llamados a ser contextualistas al momento de leer e interpretar la Palabra de Dios.  Pero antes de definir qué es ser contextualistas hay que hacer la distinción que los católicos la Revelación Divina (la Palabra de Dios) tiene dos fuentes: la Tradición Apostólica y la Palabra Escrita conocida como la Biblia.
El Catecismo de la Iglesia Católica [CIC] citando al Concilio Vaticano II (Constitución Dogmática Dei Verbum sobre la Divina Revelación [DV]) nos dice lo siguiente sobre este tema: “Para descubrir la intención de los autores sagrados es preciso tener en cuenta las condiciones de su tiempo y de su cultura, los ‘géneros literarios’ usados en aquella época, las maneras de sentir, de hablar y de narrar en aquel tiempo. ‘Pues la verdad se presenta y se enuncia de modo diverso en obras de diversa índole histórica, en libros proféticos o poéticos, o en otros géneros literarios’ (DV 12,2)” (CIC # 110).
El INTÉRPRETE por excelencia de la Palabra de Dios lo es el Espíritu Santo.   El CIC nos dice que la Sagrada Escritura tiene dos sentidos o formas que la Iglesia utiliza para interpretar la Palabra de Dios: el sentido literal y el sentido espiritual.   Todos los sentidos de la Sagrada Escritura se fundan sobre el sentido literal (Santo Tomas de Aquino (S.Th., 1, q.1, a. 10, ad 1/CIC # 116). 
El sentido espiritual se subdivide en otros 3 sentidos: sentido alegórico, sentido moral, & sentido anagógico.   La letra enseña los hechos, la alegoría lo que has de creer, el sentido moral lo que has de hacer, y la anagogía a dónde has de tender.
Sentido alegórico: la palabra alegoría (del griego) significa literalmente hablar figuradamente.  Nos da una comprensión más profunda para buscar su significación en Cristo Jesús; por ejemplo, el que el Pueblo de Israel pasara por el mar Rojo es un signo de la victoria de Cristo y por ende también es signo del Bautismo (ver 1 Cor 10, 2).
Sentido moral: la moralidad nos indica y dictamina que es malo y que es bueno.  La Palabra de Dios nos enseña como obrar en justicia y en santidad. La Palabra de Dios fue  escrita para instruirnos y acercarnos cada vez más a Dios (ver 1Cor 10, 11-12;  Heb. 3, 4; Heb. 4, 11).  Este sentido nos debe ayudar por medio de las virtudes y los dones del Espíritu Santo (que son sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios), a crecer en nuestra de santidad y por ende en nuestra vida espiritual.
 Sentido anagógico: dentro de la hermenéutica (interpretación, o exégesis [interpretación crítica y completa de un texto], de la Sagrada Escritura) la anagogía es la interpretación con un sentido místico (sentido espiritual profundo) de los textos sagrados por la cual se pasa del sentido literal a un sentido espiritual esto frecuentemente con el fin de dar una noción y una perspectiva de la bienaventuranza eterna; por extensión se denomina anagogía al sentimiento por el cual se considera que el alma se engrandece contemplando la Divinidad y sus obras.

Un dístico (un pareado o dístico es una estrofa de dos versos que riman entre sí) medieval resume la significación de los cuatro sentidos:
La letra enseña los hechos,
la alegoría lo que has de creer,
el sentido moral lo que has de hacer,
y la anagogía a dónde has de tender.
La letra (lo que dice literalmente) nos enseña los hechos (eventos).  Estos (hechos/eventos) es el primer paso (de los 5 pasos por los cuales se formó la Biblia: eventos, tradición oral, tradición escrita, edición y la canonicidad).  Esto lo expliqué en mi disertación de 5 partes que se titula: “¿Qué sabemos de la Biblia?”  Más adelante veras los enlaces de las 5 partes de esa disertación.    
La alegoría (por medio de símbolos nos presenta una parábola o comparación) para indicarnos que necesitamos creer.  El sentido moral (nos presenta la moralidad para determinar que está bien o que está mal)  de esta forma discernir qué debemos hacer.  La anagogía (por medio de la interpretación buscamos su significado espiritual) para determinar que hemos de tender o sea aspirar.
Te invito a que leas la disertación (contiene cinco partes) que hice varios años atrás (para unas de mis clases de teología) sobre cómo se formó la Biblia que se titula: “¿Qué sabemos de la Biblia?” Aquí veras como la Palabra de Dios fue oral antes de estar escrita. 




Voy a tratar de reflexionar en el texto bíblico lo mejor posible sobre el tema en base a sus sentidos literal y espiritual (con su subdivisión: los sentidos alegórico, moral & anagógico).
Este evento del casamiento de Isaac está en el capítulo 24 del Libro del Génesis.  Veamos entonces unas reflexiones cortas sobre todos los sentidos antes mencionados.
Sentido Literal:
Abraham envió a su siervo y mayordomo Eliezer a que le buscara una esposa a su hijo Isaac.  Este mandato tiene unas cláusulas o especificaciones muy importantes y especiales.  Abraham hace que Eliezer jurara (poniendo la mano sobre el muslo de su amo) que no buscara entre las mujeres cananeas una esposa para Isaac.  Sino que le indico que fuera a su país (Ur de los Caldeos)  a su clan o parientes y dentro de estos eligiera la que sería posteriormente la esposa de Isaac.
Luego de Eliezer expone la situación a la madre de y al hermano de Rebeca.  Estos llegan al acuerdo que Rebeca fuera desposada con Isaac.  El mayordomo de Abraham le entrego los obsequios que había traído con me propósito de darle a los padres de Rebeca.  Esta se puso en camino a Canaán donde vivía Abraham y como dice el texto bíblico al final de este capítulo 24 del Génesis Isaac introdujo a Rebeca a su tienda la hizo su esposa y el la amo.
Veamos ahora el sentido espiritual el cual se subdivide en: el sentido alegórico, el sentido moral, & el sentido anagógico
Sentido alegórico:
De ante mano hay que destacar la obediencia del siervo (o mayordomo) Eliezer para con su amo Abraham.   ¿Cómo comienza esta obediencia del siervo para con su amo?  Abraham le pide que ponga su mano debajo de su muslo como signo (sacramento es un signo sensible y palpable) visible (gesto externo) de una realidad interna (promesa) que trasciende y sobre pasa grandemente al gesto exterior.
De esta forma actúan los siete Sacramentos que Jesús nos dejó en la Iglesia Católica.  Con la única diferencia que estos nos confieren la gracia santificante y la gracia sacramental.
Esta promesa y obediencia de Eliezer se puede interpretar (figurativamente) como la alianza (alianza de amor) que Dios había hecho con Abraham y sus descendientes (Pueblo Elegido).  Esta alianza de amor requería de parte del Pueblo de Israel fidelidad y obediencia
Eliezer como siervo es prefiguración de Jesucristo.  Hay que recalcar que toda la Palabra de Dios y en este caso va enfocado a la promesa de redención que Dios mismo realizo desde el inicio del Libro del Génesis (ver Génesis 3, 15).   
El Profeta Isaías nos presenta los poemas del Siervo Sufriente (Is. 42, 1-7; 49, 1-9; 50, 4-11; 52, 13-53). Esto nos brinda una clara descripción funcional de lo que a ejemplo de Cristo Jesús debe ser un servidor en la Iglesia.  
Cuando somos fieles veremos que Dios nos sostiene y nos da su espíritu para llevar a cabo nuestra misión.  “He aquí a mi siervo a quien yo sostengo, mi elegido, al que escogí con gusto.  He puesto mi Espíritu sobre él, y hará que la justicia llegue a las naciones” (Is. 42, 1).
Todos los bautizados recibimos lo que se llama la Triple Misión de Cristo de ser sacerdotes, reyes y profetas
Como sacerdotes (sacerdocio común de los fieles) junto con el Sacrificio de los sacrificios (Eucaristía, Santa Misa, la Cena del Señor, Banquete del Reino, etc.) que presiden los presbíteros (a.k.a. sacerdotes ordenados) ofrecemos a Dios el sacrificio de nuestra propia vida y de nuestra familia, o sea para interceder por la familia y los hermanos en la comunidad eclesial.  
Como reyes siguiendo el ejemplo de Cristo reinamos para servir (ver Mateo 20, 28; Marcos 10, 45) y buscar a realizar el bien común con la familia y con la comunidad (más aun esto lo debemos hacer con el prójimo donde quiera que estemos).
Somos profetas para anunciar la gracia, el amor, la justicia, la paz y denunciar el pecado, el odio, la injusticia, la discordia.  Una definición muy bella del profeta es “el (la) que habla con Dios de los hombres y habla a los hombres de Dios”.
Sentido moral:
La palabra moral viene del latín morris y significa costumbres.  La moral es parte de la teología (estudio sobre Dios) que estudia los actos humanos, considerándolos en orden y su  fin sobrenatural guiada por la Revelación Divina (Tradición Apostólica y la Palabra Escrita o Biblia).  La ética (viene del griego “ethos” significa costumbres) por su parte estudia la conducta humana, pero basándose en la razón natural (es parte de la filosofía), y busca a ordenar los pensamientos y actos del hombre hacia el bien tanto personal como comunitario.
La moral nos debe ayudar a saber discernir que nuestros actos van a ser los más correctos y que no van a perjudicar a nadie.  La moral me va ayudar a elegir el bien y rechazar el mal.  Esto es algo que debemos realizar cada uno en particular nadie puede elegir por nosotros (aunque si podemos ser aconsejados y dirigidos espiritualmente al final del asunto la decisión es nuestra).
En Eliezer se puede notar las siguientes cualidades: la integridad, la lealtad, la rectitud y la honestidad.   El cumplió cabalmente lo que Abraham le había pedido.  Estas son cualidades que podemos usar diariamente en nuestra vida cristiana.
Sentido anagógico:
Como mencione previamente no podemos interpretar la Palabra de Dios con mentalidad del siglo 21.  Esto suele desviar nuestro en entendimiento, interpretación y la significación del texto bíblico. 
¿Qué finalidad tenia este arreglo matrimonial?  Como podríamos notar no era por amor aunque si se logró en este matrimonio pero la finalidad era preservar la raza.  Aquí se podría aplicar la expresión que dice: “Dios dice ayúdate que Yo te ayudare”.  Ellos (Abraham, Eliezer, Isaac y Rebeca) hicieron su parte pero de ahí en adelante Dios realizo su promesa.  Esta aptitud de realizar lo que esté a nuestro alcance (siendo honestos con nosotros mismos) la debemos asumir todos los cristianos.
Cristo nos dejó su Nueva Alianza de Amor pero esta alianza no es solamente algo personal sino que también es una alianza comunitaria, o sea una alianza pera toda la Iglesia.  Esta es una alianza que brota desde las aguas bautismales y que a la Iglesia y al Magisterio le corresponde  custodiar. 
Como bautizados que somos y como iglesia que somos nos toca a cada uno de los cristianos no solo velar por esta alianza sino promoverla y anunciarla (como debemos anunciar el Reino de Dios) en primer lugar con nuestro testimonio de vida cristiana. 
Cuando podamos y tengamos los medios nos toca proclamar a viva voz (o a viva letra) esta Nueva Alianza que es el motor principal y fundamental del Reino de Dios que un día será nuestra morada eterna junto y en la Presencia Beatifica del Dios Altísimo e Omnipotente.
Espero que esta información te sea de gran utilidad.  Si tienes alguna duda o pregunta no dudes en consultarme.  Quisiera dejarte el enlace del Blog: Catequesis de Adultos ahí tengo reflexiones de distintas áreas de catequesis, apologética y teología.
Dios… Bendiga… Amén!!!
Publicar un comentario

Preguntas & Respuestas: Capítulo Segundo de San Mateo (Epifanía de los Magos de Oriente) …

Pregunta: Un testigo de Jehová me dice que e l C apitulo Segundo de San Mateo la estrella era él Diablo y que D...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.