Anawim Ministry Inc. (Ministerio Anawim Inc.)

Curriculum y Historial de Pastoral

CdeA (Catequesis de Adultos)

13 abr. 2016

¿Qué son y cuáles son los Dones del Espíritu Santo? Don de Piedad

Don de Piedad
El don de piedad es la disposición habitual que el Espíritu Santo pone en el alma para animarla y moverla a un amor filial (amor de hijos) hacia Dios.

El don de piedad puede definirse como “un hábito sobrenatural infundido con la gracia santificante para excitar en la voluntad, por instinto del Espíritu Santo, un afecto filial hacia Dios considerado como Padre y un sentimiento de fraternidad universal para con todos los hombres en cuanto hermanos nuestros e hijos del mismo Padre, que está en los Cielos”. 
El don de piedad es absolutamente necesario para perfeccionar hasta el heroísmo las virtudes de la justicia, la religión (trato con Dios) y la piedad.  Podemos decir que es el sentimiento profundo de ser hijos, el gusto íntimo del que llama a Dios Padre
La piedad está en la base de toda devoción auténtica, de toda espiritualidad, de toda oración cristiana
“Amo al Señor, porque él escucha el clamor de mi súplica, porque inclina su oído hacia mí, cuando yo lo invoco” (Salmo 115, 1-2).
Efectos del don de piedad:
1)          Pone en el alma una ternura verdaderamente filial hacia nuestro Padre amoroso, que está en los cielos (Rm. 8, 15-16).
2)          Nos hace adorar al misterio inefable de la paternidad divina intratrinitaria.
a.  El don de piedad, desarrollado nos hace penetrar en la vida íntima de Dios, dándonos un sentimiento vivo, transido de respeto y adoración, de la divina paternidad del Padre con respecto al Verbo Eterno. 
b. Ya no se trata de su paternidad espiritual hacia nosotros por la gracia sino de su divina paternidad eternamente fecunda.  El alma se complace con dulzura en el misterio de la generación eterna del Verbo.
3)          Pone en el alma un abandono filial en los brazos del Padre Celestial.
4)          Nos hace ver en el prójimo a un hijo de Dios y hermano de Jesucristo.
5)          Nos mueve al amor y devoción a las personas y cosas que participan de algún modo de la paternidad de dios o de la fraternidad cristiana.
Lo contrario a la piedad parece ser la impiedad.  El término impío, lo refiere la Escritura a quien no reconoce a Dios como Padre y no tiene, por lo tanto, el sentido de filiación ni sabe reconocer a los demás como hermanos, a lo sumo podrá tener un sentido de solidaridad
Sin embargo la tradición espiritual considera sobre todo su consecuencia, subrayada y condenada por Jesús en el Evangelio: la dureza de corazón (vicio contrario a la piedad).
La bienaventuranza perteneciente al don de piedad es la segunda: “Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra en herencia” (Mt. 5, 4).   Los frutos del Espíritu Santo que corresponden a este don son la bondad y la benignidad.
Publicar un comentario

María Siempre Virgen

El dogma de la Virginidad de María nos dice y enseña que María Santísima es (fue, es, y será) virgen antes, durante y después del pa...

Acerca de mí

Mi foto

Catequesis de Adultos es presentado a ustedes por este su hermano y servidor Daniel Cáliz. En la misma pretendo ofrecer recursos conforme a la enseñanza de la Iglesia Católica y por ende del Magisterio de la Iglesia. Esperamos que puedan sacar el mejor provecho del material disponible para la catequesis en especial para los adultos.  Recuerda que para conocer y recibir a Cristo nunca es tarde. 

Actualmente soy miembro de la Parroquia San José (St Joseph's Catholic Church) (Dalton, GA) desde el año 2000. Soy Ministro Extraordinario de la Sagrada Comunión. Además estoy muy involucrado en la Catequesis de Adultos en la parroquia. De igual forma, en la Pastoral Hispana dentro de la parroquia.

Además soy consultor para el Catholic.net en las áreas de catequesis y pastoral hispana en los Estados Unidos.

Visita Catequesis de Adultos- Blog y dejarnos tus comentarios.