Ministerio Catolico Anawim Inc. {Anawim Ministry Inc.}

CdeA (Catequesis de Adultos)

Curriculum y Historial de Pastoral

11 abr. 2016

¿Qué son y cuáles son los Dones del Espíritu Santo? Don de Fortaleza

Don de Fortaleza
El don de Fortaleza perfecciona la virtud cardinal de la justicia.  Este nos capacita para tener la entereza (integridad, lealtad) y seguridad que tiene Dios.  Este don nos asegura superar el temor de las pruebas o dificultades, de los peligros y de los trabajos en nuestro diario vivir.  Este don nos ayuda a superar cosas que por distintas razones son extraordinarias.  La pregunta más común en estos casos es ¿no sé cómo yo pude haber hecho tal o cual cosa?
La fortaleza nos ayuda a combatir las tentaciones.  Mi abuelo solía decir que “todos tenemos nuestro talón de Aquiles” o sea un lado o área en nuestra vida espiritual que siempre suele ser la más dura y difícil.  Este don lo debemos pedir constantemente.
Físicamente hablando la fortaleza nos brinda la capacidad de sacar fuerzas físicas que jamás y nunca uno podría imaginarse que las tendría.  Un ejemplo que me sucedió a mí.  Un día mi padre estaba trabajando en algo de mecánica de su automóvil.  Mi viejo estaba acostado en el piso debajo del carro, de repente el carro se zafó del gato hidráulico y le cayó encima a mi padre.
Entre mi madre y yo levantamos el automóvil (1100 kg = 2425 lb).  Sin duda alguna el Espíritu Santo en esa situación nos dio a mi madre y a mi fortaleza física para levantar ese auto (para levantar ese auto se necesitarían al menos 12 personas).
Este don de Fortaleza se relaciona a la Bienaventuranza de la Justicia: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados” (Mt. 5, 6).  Porque una persona animada por la fuerza del Espíritu Santo, desea insaciablemente hacer y sufrir grandes cosas.  Muchos autores espirituales suelen llamar a este don el don de los mártires ya que estos ejercen la fortaleza cristiana hasta su última consecuencia.
Publicar un comentario