Ministerio Catolico Anawim Inc. {Anawim Ministry Inc.}

CdeA (Catequesis de Adultos)

Curriculum y Historial de Pastoral

13 abr. 2016

¿Qué son y cuáles son los Dones del Espíritu Santo? Don de Inteligencia (entendimiento)

Don de Inteligencia (entendimiento) 
El don de inteligencia es una luz que nos da el Espíritu Santo para penetrar o conocer íntimamente las verdades oscuras sobretodo de la fe cristiana.
La inteligencia (humana) es el conocimiento íntimo de un objeto.  La inteligencia (del latín, intellegentĭa) es la capacidad de pensar, entender, razonar, asimilar, elaborar información y emplear el uso de la lógica. 
El don de inteligencia es una luz que nos da el Espíritu Santo para penetrar o conocer íntimamente las verdades oscuras sobretodo de la fe cristiana.  Hay muchas verdades de la fe que solo pueden ser entendidas íntimamente por medio de la intervención del Espíritu Santo.
La palabra inteligencia deriva del latín intus legere, que significa leer dentro, penetrar, comprender a fondo. Mediante este don el Espíritu Santo, que "escruta las profundidades de Dios" (1Cor 2, 10), comunica al creyente una chispa de capacidad penetrante que le abre el corazón a la percepción del designio de Dios.

El don de inteligencia se enfoca no entender a Dios sino en ver la fe y esta que trata tres objetos:
-      Dios y sus misterios… “Si entiendes a Dios ese no es Dios” (aSn Agustín de Hipona).
-      Las criaturas en su relación con Dios.
-      Nuestras acciones que van dirigidas al servicio de Dios.
o  ¿Mi acción que yo realizo en esta vida a donde va dirigida?
María la Madre del Señor y Jesús como portadores del don de inteligencia.
-      “Yo soy la esclava del Señor, hágase en mí tal como has dicho” (Lc. 1, 38).
-      “Proclama mi alma la grandeza del Señor, y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador” (Lc. 2, 46-47).
-      “Su madre, por su parte, guardaba todas estas cosas en su corazón” (Lc. 2, 51).
-      “Mientras tanto, Jesús crecía en sabiduría, en edad y en gracia, ante Dios y ante los hombres” (Lc. 2, 52).
Lo que la fe (no me refiero aquí de la fe que salva sino más bien de la fe que se adquiere por medio del estudio) nos hace creer el don de inteligencia nos hace penetrar con más claridad.
El vicio opuesto al don de la inteligencia es la “grosería espiritual”.  Una persona que vulgariza las cosas espirituales (no tiene que ver necesariamente con malas palabras) son la gente que van en pantalones cortos y vestidos inapropiadamente a la Santa Misa.  La Iglesia se ha perdido el sentido de lo sagrado y sacro.   Hay templos aquí en los EEUU que lo menos que se refleja es la sacralidad o lo sagrado.
Hay miembros de coros en la Misa que a veces lo que cantan es música chabacana.  Los directores de coros de música deben tener en cuenta el sentido sagrado de la liturgia.
Bienaventuranza que corresponde al don de inteligencia la sexta “Bienaventurados los limpios de corazón, porque verán a Dios” (Mt. 5, 8).
El Fruto del Espíritu Santo que se relaciona con este don y con todos los demás que ilumina el entendimiento, es la FE.  La fe antecede a los dones y es su fundamento; pero los dones a su vez perfeccionan la fe.
Publicar un comentario